Translate

jueves, 5 de agosto de 2010

Toros sí, toros no...


En Madrid - 29/05/2008 Alaska manifestó: "Creo que la tauromaquia no está bien para nada, así que debía hacer algo y mi manera de hacer las cosas es no callármelas y decir lo que pienso a todo aquel que quiera escuchar", ha declarado Alaska en un comunicado difundido por la asociación Animanaturalis. La cantante de Fangoria añade: "No tenemos derecho a hacer daño a nadie, ni a un niño, ni a un perro, ni a un toro".


























PARAÍSO TERRENAL / Manuel C. Cachafeiro
Toros sí, al menos yo
Jamás entro en el debate toros sí, toros no. Es una discusión imposible. Las posiciones son irreconciliables. La única diferencia es que yo tengo que respetar a los antitaurinos y ellos me insultan y me escupen a la puerta de la plaza de toros de León llamándome asesino. Por empezar por algún sitio, niego la mayor. Los toros no son una barbarie. Sé que a algunos les puede molestar la afirmación, pero los toros, en el mejor sentido de la palabra, son cultura. Picasso, Goya y muchos intelectuales los defendieron, y también a ellos hay que saber respetarles. Es verdad que tienen un componente sangriento, pero a mí también me gustaría que para comer un filete de Mercadona no hubiera que matar un animal en el matadero. Vivimos en una sociedad donde cada vez menos queremos ver el sufrimiento. La gente ya no muere en casa. Muere en un hospital donde ya nadie les visita cuando están para palmar. Vivimos en una sociedad que ya quiere ver los chorizos y los salchichones hechos, sin saber del cerdo que muere desangrado. Nos gusta el pollo de corral, aunque se escalde vivo para quitarle mejor las plumas. Y ahora, además, vemos los toros como si los que fueran a la plaza fueran todos españolistas y del PP, porque a Zapatero no le gustan. Las plazas de toros son uno de los pocos lugares donde impera la democracia. La primera oreja es siempre del publico. Ahora, una amplia corriente los quiere prohibir en Cataluña. Por mí, si no los quieren, que los quiten, pero me gustaría que los mismo políticos que lo defienden se negaran a esos espectáculos cutres de los ‘boux al carrer’, con brea encendida en los cuernos y exaltados sin respeto ninguno. Pero de eso no dicen nada. No lo dicen porque casi todos los espectáculos de este tipo se celebran en municipios gobernados por Esquerra Republicana de Cataluña. La Fiesta de los toros tiene que adaptarse al siglo XXI. Ha perdido razones para subsistir y tiene que empezar a cambiar. Lo ha hecho a lo largo de los últimos 200 años, desde Pedro Romero hasta la colocación del peto en la suerte de varas. Francia, el país de la libertad, está dando una lección al arcaico mundo de mafiosos que se mueve alrededor de los toros en España. Pero una cosa es la Fiesta y otra los protagonistas de la Fiesta. El que quiera que no vaya, pero yo seguiré yendo.



JUAN COURET 18/12/2009
Ante todo, soy un enamorado de los animales, que jamás ha asistido a una corrida de toros. En La Vanguardia.es se puesde votar a favor o en contra de las corridas de toros. La cosa está reñida: 45% y 55% respectivamente. Todo el mundo está de acuerdo que es un debate curioso por ser tan nuestro, y tan inamovible. En el fondo, las corridas de toros es algo tan Español como la paella, y los que están tanto a favor como en contra jamás considerarían un transfugismo.
Para mí y desde un punto estrictamente práctico, creo que un tema a tener muy en cuenta es que la raza de toro de lidia es única en el mundo, y mucha gente piensa que sin corridas de toros, la especie desaparecería. En el fondo, es un poco como la caza mayor en África, que sin dejar de ser una barbarie, garantiza los medios para la conservación de varias especies de grandes mamíferos. ¿A favor, en contra? No es tan fácil. No me gustan las corridas, pero no quiero que mis nietos sólo puedan ver al sublime toro de lidia en el zoo.