Translate

lunes, 16 de agosto de 2010

Charlene Wittstock, en los yacimientos de Atapuerca (Burgos).








El yacimiento de Atapuerca (Burgos) constituye uno de los descubrimientos más importantes que se han realizado en paleontología, que Charlene Wittstock no se ha querido perder.

Aunque este yacimiento apareció hace un siglo cuando se horadó la montaña para instalar el ferrocarril, las excavaciones comenzaron hace poco más de veinte años.

Cráneo Neandertal En 1992 se descubrió la Sima de los Huesos, donde aparecieron fósiles de huesos humanos de 32 personas de hace 300.000 años, posibles antepasados de los hombres de Neandertal. Sin embargo, en 1994 tuvo lugar otro descubrimiento todavía más importante en la cueva denominada Gran Dolina, donde aparecieron los fósiles de los europeos más antiguos que se conocen: 80 piezas de 6 individuos de hace más de 780.000 años.


Según el paleontólogo Juan Luis Arsuaga, el yacimiento de Atapuerca es único, ya que en él se han encontrado restos de nómadas en cuevas. Según las investigaciones realizadas a partir de los instrumentos afilados encontrados en la cueva Gran Dolina, que se utilizaban para despedazar animales, y de los cortes encontrados en los fósiles de los huesos hallados en la misma cueva, los científicos opinan que estos individuos practicaban el canibalismo. La gran cantidad de fósiles de huesos hallados en la Sima de los Huesos ha llevado a pensar que en ella pudieron haberse realizado prácticas misteriosas en las que se utilizaban cadáveres.

El equipo de científicos está compuesto por Emiliano Aguirre (pionero de la expedición), Juan Luis Arsuaga, Eudald Carbonell y José María Bermúdez de Castro (codirectores del proyecto desde 1990) y otras 50 personas de diversas instituciones y universidades españolas, en su mayoría biólogos, arqueólogos, paleontólogos, geólogos y antropólogos. Este equipo de científicos acaba de obtener el premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 1997 por sus descubrimientos e investigaciones, en los cuales invertirán los cinco millones de pesetas del premio. Asimismo, este equipo ha recibido el reconocimiento científico internacional por la labor que están realizando para aportar nuevos datos sobre la prehistoria de la humanidad.