Translate

lunes, 24 de enero de 2011

El patillas









Pablo Sáinz Villegas, guitarrista de proyección internacional afincado en Nueva York, tocando en el Patillas.

El Patillas es un local muy peculiar. Es posible que se trate del bar más antiguo de la ciudad de Burgos. El regente (cuyo peinado da nombre al sitio) es a Burgos lo que "El Beni" ha sido a Madrid, todo un personaje. Las paredes están empapeladas con recortes de periódicos muy antiguos (se desintegran) y motivos folclóricos y taurinos, además de fotos de burgaleses populares y anónimos. Sin duda, lo más característico del sitio son los saraos espontáneos que se montan en cuanto alguien coge una guitarra, que el Patillas gustosamente pone a la disposición de quien quiera, o se arranca con un Bolero o Flamenco o lo que le plazca. Música en directo, al Patillas no le hace falta hi-fi. A pesar de que en el Sur de España esto sea más habitual, en Burgos es inédito. Esto ha hecho que pudiera ser declarado Bien de Interés Cultural. El Ayuntamiento de la ciudad está estudiando la declaración como única vía para salvarlo tal y como es. Su propietario se jubila y las reformas que exige la actual normativa acabarían sin duda con la filosofía que ha hecho de "El Patillas" un rincón único, un rincón VIP.