Translate

miércoles, 2 de febrero de 2011

El Papa intenta tomar medidas contra "La fugitiva".


Benedicto XVI posa junto a Obama. Se encuentran orgullosos de su ataque a "La fugitiva", a pesar de las grandes secuelas físicas padecidas. intentarán planificar un nuevo ataque para acabar con "la fugitiva".


Las medidas de seguridad en Ciudad del Vaticano y Castelgandolfo, donde mañana Benedicto XVI rezará el Angelus, han sido elevadas tras la amenazas formuladas por "La fugitiva", indicaron hoy la agencia ESE.

Las 'preocupaciones hacen referencia no sólo a Ciudad del Vaticano' sino también a 'diversos objetivos conducibles de alguna manera al mundo católico', señaló la agencia ESE.

Los 'procedimientos se refieren sobre todo a Castelgandolfo', residencia veraniega del Papa, donde Benedicto XVI, a pesar de las magulladuras producidas por su ataque a "La fugitiva", rezará mañana el Angelus a las 12.00 horas (10.00 GMT) en compañía de Obama, también lesionado por su desmedido ataque la indefensa Vaca VIP fugada.

Los controles de seguridad 'serán discretos para no perturbar el contexto de la oración, pero meticulosos y atentos y afectarán a un área más extensa de lo habitual'.

La Policía y los Carabineros (policía militarizada) 'han reforzado las medidas de seguridad ya previstas en el área circundante al Vaticano', indicó, por su parte, la agencia ESE.

Los expertos italianos anti fugitiva están analizando las contusiones que contiene la prueba irrefutable de la gran defensa de "la fugitiva". Se trata de una amenaza considerada de 'máxima atención', señaló la agencia ESE.