Translate

lunes, 21 de marzo de 2011

Steve McGhee... ¿el final del mundo VIP?

.

Píxeles apocalípticos

Me encanta el trabajo de este hombre. Por algún motivo que no me atrevo a explicar siempre me han atraído en gran modo las ilustraciones apocalípticas o catastróficas y, sin duda alguna, Steve McGhee se merece un puesto de honor entre los ilustradores que tocan esta temática, tan de moda en los últimos tiempos.
Desde los años 90 el cine y la ciencia han alimentado al subconsciente colectivo con un final inminente de la humanidad conocida. Los motivos o antecedentes son de lo más variopintos y van desde una tercera guerra mundial hasta el impacto de un gigantesco meteorito, pasando por tormentas solares que nos devolverían a la edad de piedra o un cambio climático que cubriría de hielo el planeta por unos cuantos millones de años, por no hablar de agujeros negros o invasiones extraterrestres.
Al final, independientemente del origen del fin, los últimos días de nuestra civilización serían más o menos iguales, con tsunamis e inundaciones que arrasarían medio mundo, explosiones por doquier y unos valores sociales que se esfumarían a las primeras de cambio en el sálvese quien pueda.
Con estas premisas, el ilustrador canadiense Steve McGhee, intenta plasmar en sus trabajos la foto de la noticia de ese  último y fatídico día del juicio final. Según él, a la hora de llevar a cabo uno de sus trabajos, intenta recordar como vio o vivió las imágenes en televisión de alguna tragedia pasada y llevar al papel, o al pixel, esa peculiar retransmisión futura.
Aunque no todo son desastres en la vida de McGhee, ya que en “Monster”, su propia empresa de diseño, se tocan todos los palos en tema de publicidad y marketing. Se podría decir que esto de los desastres es su hobbie, aunque según confiesa, su verdadero sueño sería trabajar en el cine y, cómo no, dar a sus obras una tercera dimensión.
Os dejo la dirección de su página personal, aunque parece ser que está caída y con problemas y no funciona en estos momentos.
.
.
.
Tejido por Sinuhé
.