Translate

lunes, 25 de julio de 2011

Novia a la fuga...

NOVIA A LA FUGA

La pareja posa ante un modesto dulce. 
¿Quién se oculta en su interior? 
¿Será un nuevo hijo secreto del novio?

El pasado "PASADO" martes, L´Express publicaba que Charlene Wittstock había intentado fugarse a Sudáfrica para evitar así casarse con Alberto de Mónaco. En un primer momento, todo hizo pensar que se trataba de un rumor infundado. Sin embargo, con el paso de las horas, la prensa francesa en general ha dado fuerza a esta versión.  
Christophe Barbier, director del diario que publicó la noticia, sigue manteniendo que la joven quiso tomar un avión rumbo a Sudáfrica con la clara intención de no casarse este fin de semana. "Tenemos tres fuentes distintas, y todas fiables (...) Mantenemos nuestras informaciones", afirma éste a Europe 1. Medios como Le Figaro también se han hecho eco de esta noticia, que promete dar mucho que hablar.
La noticia que apareció el pasado martes en lexpress.fr y que hizo saltar todas las alarmas en Mónaco fue desmentida al momento por el abogado del príncipe Alberto. Sin embargo, todo sigue en el aire. "No hemos hablado de los detalles de su vida privada que podrían justificar lo que ha pasado, esto no nos interesa. Pero el hecho de que Charlene haya elegido irse durante un tiempo, irse de Mónaco, es un hecho político", ha declarado Barbier. Además, no hay que olvidar que al enlace acudirán representantes de las casas reales europeas y jefes de estado de todo el mundo.
Pese a que L´Express no ha querido explicar las causas por las que Charlene hubiera decidido no seguir con la boda, todo apunta a que la nadadora se habría enterado pocos días antes del enlace de algunas infidelidades por parte de su futuro esposo. Pero ahí no queda todo. El diario Nice Premium se atreve a adelantar, que la paciencia de la joven habría llegado a su fin al enterarse de que Alberto sería padre de un tercer hijo, concebido durante estos últimos meses.
En menos de 24 horas, lo que iba a ser un cuento de hadas se ha transformado en una terrible pesadilla, tanto para los novios como para los monegascos, que ven como una vez más la familia Grimaldi vuelve a ser la comidilla de la prensa internacional.
¿Habrá finalmente boda este fin de semana? ¿Volverá Charlene a intentar regresar a su país? ¿Asistiremos en directo a una versión monegasca de Novia a la Fuga?
¿Volverá el glamour al Príncipado?
Mónaco, el soleado rincón de los ricos, conocido sobre todo por su Gran Premio de automovilismo y la inexistencia de impuestos sobre la renta, está alborotado por las nupcias, que tienen lugar dos meses después de la boda real británica entre el príncipe Guillermo y Kate Middleton.
Los monegascos, que sólo son unos 8.000, esperan que una deslumbrante nueva princesa reviva la suerte de Mónaco y el centro de juego de Montecarlo, que vive de su imagen como epicentro del lujo, los coches rápidos y las mesas de apuestas.
"Ahora habrá una princesa", suspiró Martine Ruelle, que ha trabajado durante 20 años en un almacén de Fórmula Uno. "Trae a Mónaco dinamismo y una imagen muy bonita".
[figura-para-tarta-de-novios-novia-a-la-fuga.jpg]