Translate

viernes, 21 de octubre de 2011

La Duquesa del Alba VIP, VIP, VIP.

La Duquesa de Alba, una aristócrata fuera de serie






A sus 85 años y tras dar «sí quiero» por tercera vez, Cayetana Fitz-James Stuart es una fuente viva de historia, que, además de español habla francés, inglés, italiano y alemán y cuenta con un currículo casi interminable entre vivencias, títulos y nombres.

«Tanuca»
Como sucede con los miembros de las casas reales, buena parte de los nombres del santoral le fueron adjudicados el día en que nació. Nada menos que: María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart de Silva Falcó y Gurtubay.

Ante tal despliegue onomástico, la heredera de los Alba empezó a responder al nombre de Cayetana y, en tono más entrañable, a la abreviatura de «Tana» o incluso «Tanuca».
Testigo de la II Guerra Mundial

En medio de su adolescencia Cayetana fue testigo de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial en Londres, donde su padre ocupaba el cargo de embajador de España. Los Alba se trasladaron a la capital británica cuando estalló la Guerra Civil española.

La «maja» de Picasso
Recién casada con su primer esposo (1947), Luis Martí­nez de Irujo, Cayetana Fitz-James recibió una propuesta nada menos que de Pablo Picasso, para ser inmortalizada en un lienzo como ya lo hizo Goya con su tatarabuela. «Picasso quería pintarme como a la Maja de Goya, pero mi marido dijo que no», contó al diario ABC en su día la duquesa de Alba.

Grande de España... catorce veces

Según el Libro Guinness de los Récords, Cayetana de Alba ostenta el de ser el miembro de la nobleza con más títulos en todo el mundo. Así, la duquesa de Alba (de Tormes) es también marquesa (Sarriá, Castañeda, El Carpio, Moya...), condesa (Salvatierra, Monterrey, Arabda, Lemos,...), condesa-duquesa de Olivares y vizcondesa de La Calzada, entre otros numerosísimos títulos nobiliarios.

Y por esta misma razón, Cayetana Fitz-James Stuart es catorce veces grande de España (lo ha llegado a ser dieciocho), puesto que parte de sus títulos así lo acreditan.

Privilegios ante el Papa
En un artículo reciente publicado con motivo de la inminente boda de la duquesa en la cadena keniana KBC recordaba que «sus antiguos privilegios son mayores que los del propio monarca español, ya que tiene el derecho único entre los católicos de no tener que hacer una genuflexión ante el Papa y el derecho de entrar en la catedral de Sevilla a caballo».

Colección de títulos
Además de los nobiliarios, Cayetana cuenta con infinidad de títulos honoríficos, condecoraciones y galardones. Algunos son de lo más peculiar: es presidenta de Honor del Aula Taurina del Ilustre Colegio Oficial de Enfermería de Sevilla, cicepresidenta segunda del Patronato de Honor de la Escuela de Capataces Forestales, mayordoma Mayor de Honor de Santa María de los Ángeles de Granada, entre otros. Además, la duquesa fue premio Lady España en 1987 y cuenta con una estrella en el Bulevar de la Fama de Puerto Banús. ABC

Duquesa de Alba vs. Rey de España

Se dice que en caso de encontrarse la duquesa con el rey, éste tendría que hacer una reverencia ante la señora dado el hecho de que Cayetana posee más títulos que él. ¿Será verdad?

Existe en España la leyenda urbana que mucha gente comenta y que nadie sabe explicar de forma muy científicamente. Se dice que en caso de encontrarse (cosa que naturalmente ya ha ocurrido en más de una ocasión) la duquesa de Alba (doña Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, Falcó y Guturbay) con el rey de España (don Juan Carlos de Borbón), éste tendría que hacer una reverencia ante la señora dado el hecho de que ésta posee más títulos que él.
Analizando la información, no parece inverosímil que así pudiera ser. Después de todo, ella es duquesa (de Alba de Tormes, de Berwick, Arjona, de Híjar, de Liria y Jérica), condesa-duquesa (de Olivares, naturalmente), marquesa (del Carpio),condesa (de Aranda, de Lemos, de Lerín, de Miranda del Castañar, de Monterrey, de Osorno, de Palma del Río), condestablesa(de Navarra y de Éibar), así como marquesade 17 lugares, condesa de 12 lugares más, tiene un vizcondado y un señorío. Suma la señora, pues, una fina ristra de títulos y posesiones que hoy en día nadie supera (en número, desde luego) en España.

No obstante, el rey don Juan Carlos (que para el caso, personalmente sólo posee, por Constitución, el título de rey de España, aunque como representante de “la Corona” posee algunos más, todos ellos revertidos al jefe de la familia real por muerte de sus poseedores) es el rey de España, y como todos sabemos, el título de rey es superior en rango al de duque, conde, vizconde o cualquiera de los que posee doña Cayetana. Por ese mero motivo, sería ella, y no él, quien haría una reverencia ante el otro.

Y no olvidemos los títulos históricos que se hallan representados en la persona del rey (que no reconoce la Constitución pero que, después de todo, alguien tiene que ostentarlos), como rey de Jerusalén, archiduque de Austria, príncipe de Parma, príncipe de las Dos Sicilias, rey de Castilla, de León, de Galicia, de Navarra, de Aragón, de Mallorca, de Sevilla, de Granada, duque de Borgoña, de Brabante, de Milán, de Milán, de Atenas, conde de Habsburgo, de Flandes, del Rosellón, de Barcelona, señor de Vizcaya y de Molina, Gran Maestre de la Orden del Toisón de Oro, y un largo etcétera real...