Translate

miércoles, 5 de octubre de 2011

Todo listo para la boda del año.

La duquesa de Alba se prepara para la boda mientras el Bar Dueñas hace su agosto

Los balcones en la calle han sido alquilados por 6.000 euros

El novio de chaqué a su llegada
La policía local ha vallado la zona del Palacio de Dueñas para evitar que aparquen coches. Unidades móviles, cámaras de televisión, seguidores y curiosos. “El jaleo que se vive en torno a la boda es impresionante”, según nos cuenta un vecino de Sevilla. Antonio Jesús, en el Bar Dueñas, está haciendo el agosto con la movida de la boda ducal, las ventas suben como la espuma con los reporteros saliendo y entrando como si se tratara del gabinete de prensa de palacio. Cafés, tostadas, cervezas y tapas son las consumiciones más solicitadas. Además, los balcones en la calle han sido alquilados por 6.000 euros. Hasta las azoteas han sido invadidas por paparazzis en busca de la ansiada foto.  Sin duda la boda de Cayetana de Alba y Alfonso Díez  a las 13 horas acaparará la atención de todos los forofos del cuore.
El patio de naranjos y palmeras será testigo de la dorada love story,  la capilla plateresca de palacio está lista para que la novia “Tana” y su prometido “Fonsi” pronuncien el “sí quiero” para lo bueno y para lo malo hasta que la muerte los separe.
La duquesa de Alba desnuda en Interviú mientras supervisa los detalles del menú nupcial
Dos días antes de la boda surge el escándalo, la duquesa aparece en portada de Interviú en topless en una foto de los los años 80. La publicación muestra 18 fotos que se tomaron en la cala Punta Galera, uno de los sitios más hippies de la isla de Ibiza. Entonces Cayetana disfrutaba de sus 56 primaveras libre bajo el sol.
Otro de los “regalos” que ha causado gran disgusto en el palacio de Dueñas han sido las acusaciones de Diego Cañamero, líder de un sindicato andaluz de jornaleros. El sindicalista acusa a la Casa de Alba de irregularidades laborales en sus fincas. Entretanto, doña Cayetana supervisa todos los detalles de la boda. El miércoles dará el “sí quiero” al funcionario en una ceremonia íntima. Arzak no va a ser el encargado de servir el banquete como se había rumoreado en un principio. Serán las cocineras ducales Linda y Rosa las que preparen los platos estrella. El menú estará compuesto de gazpacho, ajoblanco, ensalada de marisco, que parece es la especialidad de la casa, arroz picante con langostinos, solomillo Wellington, arroz con salsa rosa y tarta nupcial. Seguramente se saque la vajilla de los duques de Hijar, guardada para las grandes ocasiones de palacio.
La despedida de viuda de la duquesa de Alba
No hubo boys musculosos, ni fueron ataviadas con disfraces picarones pero disfrutaron de una velada inolvidable. La duquesa organizó varias grupos para no convertir el palacio de Dueñas en una romería. Las noches prenupciales están siendo excelentes, cuentan entre bastidores.
Las amigas de la duquesa celebraron en la intimidad la fiesta de despedida de la casadera más popular del reino, doña Cayetana, muy pronto señora de Díez. Sus confidentes acudieron con sus parejas y disfrutaron durante el sábado y el domingo que antecede a la boda de un banquete en palacio organizado por las cocineras oficiales Linda y Rosa, que bien se merecen una paga extra durante este mes de octubre.
Las más íntimas se dividieron en dos tandas. En la galería del palacio se sirvió el aperitivo, el café y las copas con vistas al famoso limonero que describió Machado en su poema Retrato, según nos cuenta Paloma Barrientos en Vanitatis. Tras los entremeses pasaron al comedor principal con una mesa preparada para veinte invitados. El día de la boda los comensales serán exclusivamente la familia y más allegados: hijos, hermanos, exnueras, exyerno e intimísimos de los contrayentes, la duquesa no quiere que se junten más de treinta personas.


La Casa de Alba prepara sus productos para lanzar en los supermercados españoles

El sacerdote avisado. El traje compuesto por los Vittorio & Lucchino que se sumaron a la despedida de soltera con las amigas ducales. El Rey don Juan Carlos ya conoce al novio. El menú estará compuesto por los platos estrella de la Casa de Alba preparados por Linda y Rosa, salvo cambios de última hora.
Todo está listo para el gran día
Además, la duquesa acudió a su tienda favorita de San Sebastián para comprar la lencería fina que lucirá en las nupcias. Por supuesto, necesitaba un último retoque para sentirse más jovial y cuentan las lenguas más viperinas se sometió a un tratamiento integral: botox, vitaminas, lifting sin cirugía y otros arreglitos. Por lo visto, los expertos en restauración ducal se encuentran en Barcelona, muy cerca de la calle Johann Sebastián Bach.
La aprobación del Rey don Juan Carlos
Alfonso Díez acudió con su bella porcelana al palacio de la Zarzuela para conocer al Jefe del Estado en calidad de futuro duque de Alba consorteEl acto con el Rey fue el último gesto orquestado por doña Cayetana. La novia “ochentera” cuenta con el consentimiento real, como si se tratara de unas nupcias de Estado. La más grande de España podrá dar el “sí, quiero” con total libertad. Tras su tercera luna de miel, las más cotillas susurran que la parejita podría adoptar un niño. Veremos.

La duquesa de Alba organiza un menú nupcial con los platos típicos de Dueñas y Liria preparado por sus cocineras oficiales
“Como Cayetana es muy lista, ha elegido la opción bufé y así cada cual habla y se acomoda con quien quiere sin necesidad de que nadie se sienta aislado. El menú estará compuesto de gazpacho, ajoblanco, ensalada de marisco, que parece es la especialidad de la casa, arroz picante con langostinos, solomillo Wellington, arroz con salsa rosa”, según publica Paloma Barrientos en Vanitatis. Por lo visto la duquesa se ha decantado por los platos típicos que se sirven en Dueñas y en Liria habitualmente realizados por las cocineras ducales Linda y Rosa. Aún no se sabe quien preparará la tarta nupcial, sin duda una de las sorpresas de la boda. Barrientos comenta que habrá apoyo del servicio de Madrid, aunque en Sevilla están acostumbrados a reuniones sociales. Al parecer será una ceremonia íntima con escasos invitados, la mayoría familia de los novios. Las exnueras y el exyerno de la duquesa están invitados al festín. Sin embargo, los nietos no disfrutarán de un día tan señalado. La ceremonia religiosa se celebrará en la capilla del palacio de Dueñas, como ya desveló parahoreca en agosto.
A Alfonso Díez le encanta la pasta italiana y la duquesa le reprende
Después, el almuerzo será servido en la galería o en el comedor en función del parte meteorológico. La sala del palacio sevillano utilizada como comedor principal tiene capacidad para unas treinta personas. El menú ha sido elegido atendiendo a los gustos de la contrayente, parahoreca ha podido saber que a su prometido Alfonso Díez le encanta la pasta italiana y Cayetana le reprende por su afición al macarrón. La duquesa le recomienda que tenga una dieta más variada, aunque seguro que en Dueñas empezarán a preparar más recetas de espaguetis…
En agosto saltó el rumor de que Arzak podría colaborar en la preparación del banquete debido a una visita de la duquesa a su restaurante. Sin embargo, tras los últimos acontecimientos parece ser que Cayetana ha decidido confiar en sus fieles cocineras de palacio.
La duquesa de Alba coquetea con Arzak para el banquete nupcial en Sevilla. Salvador Gallego figura en las quinielas (información publicada el 27 de agosto)
Los malvados vaticinan que la duquesa ha encargado huevo con arroz para el banquete nupcial, el cotilleo proviene de un comentario en broma de Cayetana recogido en un ambiente informal.
Cayetana Fitz-James Stuart y Silva prepara su boda y luna de miel
Durante su estancia veraniega en San Sebastián, doña Cayetana acudió con su novio “Fonsi” al restaurante de Juan Mari Arzak. En los mentideros se especula que el cocinero vasco, con tres estrellas Michelin, podría ser el elegido como chef titular para organizar la tercera gran boda de la duquesa de Alba. “Arzak acogió a la Grande de España con todos los honores y despidió a la pareja de novios con gran emotividad”, según relatan comensales que se encontraban en el restaurante donostiarra. Por otro lado, aunque se desconoce la fecha concreta, sorprende que en una nota de prensa difundida por Millesime Madrid se anunció (antes del comunicado de la boda) la presencia de Elena Arzak como estrella de la cocina vasca durante los días 19, 20 y 21 de octubre en Madrid. Sin embargo, en estos momentos no figura en el cartel de chefs participantes. No se ha explicado las causas del cambio…
Salvador Gallego también figura en la quiniela de posibles cocineros ducales
La primera boda de la duquesa con Luis Martínez de Irujo se celebró en Sevilla y costó 20 millones de pesetas de la época. El duque de Alba contrató a los mejores chefs, y se sirvieron las añadas más selectas. La tarta nupcial salió en toda la prensa internacional como un oasis en la España de la miseria. El cóctel fue servido por Perico Chicote en el Palacio de las Dueñas.
La segunda boda con el sacerdote Jesús Aguirre fue más austera. Un simple lunch servido para los íntimos por un excocinero de la Casa de Alba, Salvador Gallego. Hay quien considera que la duquesa debería confiar en el chef que sirvió a la Casa de Alba durante años. No tiene la categoría de Ferran Adrià ni de Joan Roca pero conoce los gustos de Cayetana y su clan a la perfección. ¿Le recordará el cocinero su segundo matrimonio con Jesús Aguirre? Sea como fuere, en Sevilla también destacan excelentes cocineros que podrían dar la sorpresa. Así las cosas, falta por desvelar los entresijos culinarios de la boda ducal del siglo XXI en pleno furor internacional de los fogones españoles.
Los preparativos
Tras el descanso en la isla hippie de Ibiza, a la duquesa le espera un ajetreado mes de septiembre. Organización de la despedida de viuda, lista de invitados, colocación en las mesas, adornos florales y el menú de la boda del año. De momento sabemos que el traje de novia será diseñado por los sevillanos Vittorio & Lucchino. La fecha se barrunta a principios de octubre. El lugar elegido para pronunciar el sí quiero apunta al Palacio de las Dueñas en Sevilla. El novio Alfonso Díez se vestirá de frac para la ocasión. Sabemos que acudirá la familia al completo, ex consortes de los hijos incluidos: “Dicho enlace se celebrará en las más estricta intimidad contando con la asistencia de mis hijos, con sus respectivas mujeres actuales, anteriores nueras y mi yerno Francisco“, según manifiesta la más aristocrática de España. ¿Colocará a todas las exnueras en una mesa con Fran?
El jaleo de los invitados y la fiesta de despedida con las amigas
“A dicho enlace no asistirá ninguna amiga por falta de espacio y para que no se puedan sentir ofendidas, con la excepción del Doctor Trujillo, que me intervino quirúrgicamente”, comentó la Duquesa sobre sus invitados. Aunque ha desvelado que su mejor amiga Carmen Tello, pareja de Curro Romero, se vestirá de madrina. ¿Organizará despedida de viuda con el resto de la superpandi? Cayetana cuenta con multitud de compromisos sociales, desde toreros hasta artistas, además de toda la aristocracia española. Así el cantante Raphael y Natalia Figeroa, nieta del Conde de Romanones, fueron los primeros en acudir a su casa de Ibiza para felicitarla por el compromiso. El bailarín Antonio Canales anunció que probablemente acudiría al festejo, es amigo de Cayetana y le obsequiaría con una muestra de su arte. No obstante, en los últimos días se ha destapado en televisión un escándalo con fotos del artista practicando sexo con su novio en una playa pública. Veremos a ver como reciben los Alba la noticia.
En cuanto al padrino sólo podría ser su primogénito Carlos Fitz-James Stuart, duque de Huéscar. Los más malvados cotillean si llevará a Alicia Koplowitz de acompañante, la empresaria es gran amiga de la Casa…
Las fotos y el viaje de novios
Cayetana es consciente de la relevancia mediática del enlace, un regimiento de paparazzis acudirá en busca de la foto más morbosa. Para resolver el asunto, los Alba han decidido que no habrá prensa acreditada. Un fotógrafo oficial de la Casa difundirá las imágenes a todos los medios. Algo muy distinto a la boda de su hija Eugenia Martínez de Irujo con Fran Rivera Ordoñez, retransmitida en directo por televisión. También muy distinto a la boda con Jesús Aguirre, entonces Juan Luis Cebrián de “El País” tuvo la exclusiva.
El novio renuncia a la herencia por amor
Doña Cayetana se cura en salud sobre la repartición de bienes de su herencia. El pasado 4 de julio procedió al reparto anticipado de los palacios y otras propiedades entre sus seis descendientes. Naturalmente, el legado lo recibirán cuando se muera…, y el novio funcionario renuncia a todo por amor. Sobre el viaje de novios se especula que la parejita planea una escapada por los fiordos noruegos y otros países nórdicos. Quizá todo sea un plan para despistar a los medios y, al final, se marchen a las Seychelles o un safari por Kenia.
La primera boda para perpetuar el Ducado de Alba
El primer matrimonio de Cayetana con Luis Martínez de Irujo, padre de sus hijos, parece ser que fue una boda de conveniencia. El duque de Alba tiró la casa por la ventana y se gastó 20 millones de pesetas en el bodorrio de su hija única. Toda una fortuna de la época, la prensa internacional calificó el ágape como desorbitante. El espectacular menú contó con los mejores productos y deslumbró en una España  sumida en la pobreza. La boda tuvo 2.500 invitados y el banquete fue celebrado en el Palacio de las Dueñas. El cóctel estuvo a cargo del mítico Perico Chicote, con un ejército de 50 ayudantes para preparar sus combinados.
El banquete fue dirigido por 20 jefes de cocina, 6 jefes de panadería y 50 cocineros que prepararon 600 pollos, 700 kilos de pescado y mariscos, 400 kilos jamón, 450 kilos de cordero y 500 kilos de helado.  Se consumieron 5.000 botellas de vino, 1500 botellas de Jerez y 2.000 botellas de champán. La luna de miel duró seis meses por Europa y América. Los más cotillas cuentan que Cayetana se llevó 37 vestidos y 11 abrigos en las maletas.
En el altar mayor de la catedral de Sevilla, la novia deslumbró con un vestido de raso natural blanco con encaje de Bruselas antiguo, velo de tul y una diadema de brillantes y perlas con las que se habían casado todas las duquesas de Alba. Los padrinos fueron: la reina Victoria Eugenia y su hijo el Conde de Barcelona, padre del rey de España don Juan Carlos. El general Franco no fue invitado.
La segunda boda con el cura más progre del reino
El progre intelectual Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate fue el elegido como segundo marido. Hasta entonces, el sacerdote había oficiado multitud de matrimonios en la zona universitaria de Madrid. Con Cayetana abandonó la sotana por amor y se convirtió en un auténtico duque de Alba. El bodorrio fue sencillo e íntimo. La celebración fue sencilla e íntima, con la saga de los Alba y la madre del novio. Para la ocasión se eligió la  pequeña capilla del Palacio de Liria en Madrid. Juan Luis Cebrián fue el único periodista asistente y, por tanto, designado por la Casa de Alba para escribir la crónica de la ceremonia. Cayetana lucía un traje beige del modisto italiano André Lang.
Se sirvió un sencillo lunch organizado por Salvador Gallego, que había sido cocinero de los Alba hasta que decidió volar sólo y abrir su propio restaurante. Informa Alfredo Muñiz.