Translate

viernes, 29 de abril de 2011

Enlace de William y Kate. Las primeras fotografías.






Una historia de amor y un pacto de silencio

En agosto de 1997, a los príncipes Guillermo y Enrique les despertaba su padre a altas horas de la madrugada. Su madre, Diana, había muerto. Guillermo fue el que insistió en seguir el coche fúnebre por las calles de Londres. Donde quiera que estuviera en ese momento, Kate, una niña que había nacido tan sólo cinco meses antes que el príncipe, tuvo que verle en televisión, como el resto del planeta.

Una historia de amor y un pacto de silencio
 
29 Abril 11 - Londres - Celia Maza
Él era de la realeza y ella, la hija de un matrimonio emprendedor que empezaba a despuntar con su negocio «on line». Sus vidas hasta ese momento tampoco se diferenciaban mucho. Buenos niños, buenos estudiantes... Antes de empezar la universidad los dos se tomaron un año sabático. Decidieron ir a Chile, aunque no coincidieron. Sus caminos se cruzaron tan sólo unos meses después en la Universidad de St. Andrews, donde se matricularon  en Historia del Arte. Se hicieron íntimos y ella fue la culpable de que el heredero no abandonara sus estudios convenciéndole de que cambiara de carrera.
En marzo de 2002, Kate participó en un desfile benéfico. Guillermo por aquella época salía con otra chica, pero algo raro sintió esa noche por su amiga. La vio de otra manera. Kate era tímida y aplicada, pero también sexy.  En septiembre comenzaron a compartir casa con otros estudiantes. Ella le preparaba la cena todos los días y él le dejaba notas. Se habían enamorado. Su romance era un secreto a voces. Pero en verano de 2004, Guillermo se fue con sus amigos a Grecia alegando que necesitaba espacio. Ella se enfadó, pero su madre le aconsejó que le diera a Guillermo la distancia que necesitaba. Y funcionó. A las pocas semanas, el heredero volvía a llamar a su puerta.
«Katie a la espera»
Cuando terminó la universidad, Guillermo emprendió su carrera militar y Kate empezó a trabajar en la empresa familia. Supieron lidiar con la distancia y las obligaciones que imponía la corona. Eran felices y los fotógrafos comenzaron a inundar la prensa sensacionalista con sus imágenes. El pueblo bautizó entonces a la joven como «Katie a la espera». Todo el mundo ansiaba el anuncio de un compromiso. Y el heredero comenzó a agobiarse. La quería, pero no estaba preparado para una boda.
Guillermo empezó a salir por los clubs más exclusivos de Londres con sus amigos. Las fotos dejándose querer por camareras y rubias cazafortunas avergonzaron a la joven que aguantó estoicamente a los papparazzi. Guillermo decidió dar un tiempo a la relación y la pareja rompió por segunda vez. Kate supo estar a la altura. Salía por la noche con sus amigas, pero jamás la pillaron en una actitud comprometedora. Su silencio y su saber estar hicieron que se ganara aún más el respeto de la Prensa.
Pasó el tiempo y Guillermo volvió a por otra oportunidad. Era más maduro y tenía las cosas más claras. En 2008, se unió a la Fuerza Aérea Real. Kate, le dio su apoyo y volvió a esperarle. Ya no eran unos críos, aquello iba en serio y el tiempo ponía las cosas en su sitio. Comenzaron a vivir juntos en Anglesey, cerca de la base militar y durante unas vacaciones en Kenia, la espera finalmente dio sus frutos. El anillo ya estaba en su mano.
Fue a partir de entonces cuando los medios «tomaron» Bucklebury, la pequeña aldea plagada de robles donde vive la familia Middleton. Allí impera la ley del silencio. Lo poco que revelan los habitantes son detalles que no hacen otra cosa que halagar a la novia y a los suyos. Es cierto que la aldea, dominada por casas de familias pudientes, no da para mucha convivencia. Cada uno hace su vida de puertas para dentro. Las fiestas las dejan para los grandes eventos de la capital británica. Pero, ¿realmente no hay nada que contar o es que hay un pacto para preservar su privacidad? Si fuera así, ¿qué ganan los vecinos a cambio?
Los tabloides sensacionalistas pagan suculentas exclusivas por cualquier interioridad de los Middleton, cifras que a cualquiera podrían hacer caer en la tentación, pero los vecinos son fieles. O no abren la boca o sólo cuentan bondades. La clave podría estar en un sobre. El carnicero, el dueño del pub, el responsable de la tienda de ultramarinos y hasta el cartero han recibido una invitación para el enlace. El hecho de que vayan a vivir un día histórico y compartan mesa con la Reina y muchos de sus ídolos es un anzuelo lo suficientemente sabroso para convertirse en cómplice. Muchos aseguran que ha sido la táctica perfecta de la familia para mantener su buena reputación.
Pero la teoría no explicaría el porqué antes de recibir la invitación –o si quiera intuir que podrían ser invitados– guardaban la misma fidelidad. El día que se anunció el compromiso, lo único que dijo un hombre que quiso mantener su anonimato fue lo siguiente: «Realmente son buena gente. Si escuchas críticas es porque hay envidias. Era una familia normal que se ha hecho rica con su  negocio. Se lo han trabajado, pero en la clasista sociedad inglesa muchos detestan a los nuevos ricos».
Lo curioso es que la actitud de los vecinos de Bucklebury se ha copiado en Anglesey, la remota isla al norte de Gales donde se irá a vivir la pareja tras su luna de miel. Allí las casas están aún más esparcidas. Sólo hay campo y ovejas y buscar algún detalle del heredero y su prometida es como buscar un fantasma. Nadie sabe, nadie contesta. Los habitantes de Anglesey no han recibido invitación, pero el hecho de que el matrimonio se mude hasta allí ha situado la aldea en el mapa. Y eso es algo que no tiene precio. La fidelidad y la discreción están por tanto aseguradas. Seguramente están representados todos en las palabras de agradecimiento que la pareja quiso expresar con un mensaje oficial conjunto:  «Estamos muy contentos de que podáis uniros a nosotros para celebrar lo que esperamos que sea uno de los días más felices de nuestras vidas».
Una ex con demasiadas similitudes
El príncipe tenía definido su canon de mujer ideal. Guapas, altas, delgadas y atléticas. Cuatro ex del heredero acudirán a la boda y cuando se las analiza llama la atención el parecido con Kate. Llamativo es el caso de Jecca Craig (en la imagen). Comparando fotos se podría decir que la novia y la ex son hermanas. Pero las similitudes no son sólo físicas. Jecca también trabaja para una empresa que organiza fiestas y puede decir a sus nietos que le pidió la mano el heredero. Fue un compromiso sin ningún valor oficial, por supuesto, que los dos protagonizaron en la casa de los padres de ella, en Kenia donde Guillermo pasó un año sabático antes de empezar la universidad. Fue allí donde luego llevó a Kate para ponerla esta vez sí un anillo muy real.

miércoles, 27 de abril de 2011

VIP. Centro Raices.

Factoryart en el Centro Raíces de Huesca




Por Miguel Angel Punter
     Fusión – Arte & Naturaleza, se dara cita del 8 de Abril al 4 de Mayo de 2011, en el Centro Raíces del Ayuntamiento de Huesca.


 Esta nueva exposición colectiva de Factoryart, es el resultado del II certamen de intervenciones artísticas sin huella que se realizo en el Valle de Pineta- Bielsa, de la fusión obtenida entre el escenario que ofrece la Naturaleza, en todo su esplendor y la intervención que realizaron los artistas, dio como resultado las propuestas multidisciplinares de:

     Carmen Madreña Roja, "La Huella de los Rebaños", escenografía romántica que recrea con lana el paso que deja el ganado en su peregrinaje por la naturaleza.

   Frágil "Nature Graffiti" pincelada de Arte Urbano en la naturaleza, interpretadas sutilmente con luz, sombras y agua.


  Grupo Espacio Visiones "Mientras duermo una oveja me come una oreja" espacio para la reflexión, ensoñación y la búsqueda personal del ser en continua evolución.

   Isidoro Sáenz "Sostradanie" red que cubre una ladera de la montaña intentando contener la naturaleza, impidiendo temporalmente su progreso.

   Jaime Rodríguez "Antropografias" acción con el cuerpo y la naturaleza, como el hombre impone a esta sus huellas, en este caso efímeras.



   Joaquín Vila "Rhombus" la rosa de los vientos, símbolo de orientación.     Lucio Zurdo "Pieles" alusión de como el paso del tiempo interviene en la degradación del hombre.

   Miguel Ángel Punter "Tatoo Efímero",  reflexión de como se inflingen acciones agresivas sobre la naturaleza.
  Nel Amaro "Re (cuento) Pirenaico", acción, poético-sonora, nos recuerda que continuamos sin prestar atención a las señales que nos transmite la naturaleza.

   Regina Degiorgis "Geometría Flotante" visión del árbol caído que atraviesa el río, creando la conexión entre el paisaje, la forma y el hombre.

    Sergi Quiñonero "Bocas", bosque intervenido por triangulaciones, señalizadores, que acotan como dientes de sierra el espacio intervenido.

    Víctor Ausín "Vip (Area) for cows",  campaña publicitaria virtual, donde se plantea un mundo idílico e irreal donde las vacas son las protagonistas de una humanización extrema.
   Sólo desde una posición serena y comprometida es posible la autenticidad de nuestros actos...

domingo, 24 de abril de 2011

Toros anti-VIP.

1240936873_extras_ladillos_1_0
Imagen de toro “ario” (Foto: Gerard M.)

La cosa va de toros, advierto. Pero de ‘otros’ toros. En concreto con los bóvidos de raza ‘aria’ que acaban de ‘desembarcar’ en Gran Bretaña 70 años después de la II Guerra Mundial para jolgorio de la prensa local y de la suiza. Sí, es de temer que aquel otro dictador con bigote, Adolfo Hitler, además de crear una generación de alemanes ‘arios’ perfectos, pretendió también fabricar un toro ‘ario’ que acabara con la “degeneración de razas” existente en Europa, según él, a finales de la década de los treinta del siglo XX.
La idea se coció en ‘petit commité’ entre Hitler y su lugarteniente Herman Göring y del trabajo de elaboración se encargaron los hermanos Heck. ¿La idea? ‘Resucitar’ a través de cruces genéticos el auténtico toro europeo, el Uro -más grande que el español-, desaparecido a principios del XVII tras siglos de matanzas indiscriminadas. Según recoge el diario suizo ‘Tages Anzeiger’, ambos biólogos mezclaron numerosas razas bovinas con éxito y el ‘nuevo’ Uro de laboratorio fue una realidad que se pudo admirar en los zoológicos de Múnich y Berlín.
La raza bautizada como ‘Heck’ prácticamente desapareció tras la guerra. La mayoría de los ejemplares fueron investigados por los vencedores y sacrificados o simplemente devorados por una población hambrienta. Unos pocos fueron comprados subrepticiamente a los zoológicos, entre ellos un par de animales de la capital bávara que un belga logró llevarse a su país.
Hoy existe una ganadería en Europa de unos 2.000 ejemplares de ‘Heck’, 600 de ellos en Holanda. El resto se localiza en Alemania, donde el toro europeo ‘recreado’ por los nazis incluso dispone de una asociación, Dinamarca o Francia.
La compra de 13 toros ‘nazis’ por parte de un ganadero británico, Derek Gow, ha permitido echarse unas risas en medio de la crisis financiera internacional a la prensa británica. “La super vaca de Hitler camino de Devon”, titulaba el prestigioso ‘The Guardian’. “Las vacas nazis regresan a Britania 2.000 años después”, le secundaba el ‘Telegraph’.



Artículo de Carlos Álvaro Roldán, publicado en  www.elmundo.es

jueves, 21 de abril de 2011

Judas, Judas...


Una interpretación muy personal

Siempre he tenido una interpretación particular del papel de Judas en el desenlace de la muerte de Jesús. Creo que a través de la historia y de acuerdo al interés que ha tenido la Iglesia Católica en los distintos momentos históricos, se le ha adjudicado el papel de traidor que, según mi modesta opinión, no tuvo.
judas-and-the-kiss
Mi razonamiento es el siguiente: Jesús era un hombre público, su actividad recorriendo y predicando a lo largo del territorio cercano al Jordán era más que notorio. No buscaba la noche para andar ni se ocultaba para hablar. Es más, los Evangelios relatan más de un discurso en las sinagogas, y particularmente los días previos a su muerte, luego de la entrada triunfal en Jerusalén, su popularidad aumenta y lo transforma en personaje conocido por todos. Su presencia en el mismo Templo, cercana a los sacerdotes judíos, era habitual y expuesta. Por consiguiente no hacía falta que hubiera alguien que lo identificara, ya que todos lo conocían. Nadie podría confundirlo, ya que siempre era el orador y se mostraba en forma pública. Tampoco era difícil ubicarlo en la noche, ya que las distancias dentro y fuera del muro de la ciudad no eran enormes, si bien en esa época cercana a la Pascua judía, la cantidad de peregrinos era multitudinaria, no debería ser difícil, si hubieran querido, atraparlo y apresarlo, lejos de la mirada de sus seguidores. Por lo expuesto, si el Sanedrín lo hubiese querido detener, no necesitaba de alguien que lo señalara, no tenían que recurrir a un traidor que lo entregara.
Judas era el administrador de los bienes del grupo, si hubiese querido robar, lo hubiera podido hacer en forma solapada, no creo que su interés fuera vender a su líder y maestro por unas monedas, como nos han contado desde siempre; Judas pertenecía a una secta nacionalista muy numerosa que se oponía a la ocupación romana, este grupo recibía el nombre de “celotes” y eran lo que hoy podríamos decir “terroristas”, ya que hacían uso de la fuerza para combatir al enemigo que sojuzgaba al pueblo judío.
Si bien el Imperio romano dominaba políticamente los territorios, era tolerante con las distintas religiones de las pueblos ocupados, permitiendo que sacerdotes y ministros ejercieran cierta actividad relacionada exclusivamente a las cuestiones religiosas, por ese motivo, el Sanedrín judío podía actuar como tribunal religioso. Este tribunal mantenía sus privilegios y poco y nada tenía que ver con las necesidades de la gente de pueblo, cosa que sí hacía Jesús, que recorriendo todo el territorio de las distintas provincias estaba permanentemente en contacto con la gente; de ahí su popularidad.
La secta de los celotes pretendía organizar un movimiento para emanciparse de los romanos, para hacerlo el pueblo necesitaría un líder que los dirigiera, alguien que les hablara de libertad, de un nuevo reino, Jesús encajaba en ese papel, ya que al hablar del Reino de Dios, se podía llegar a interpretar como el Reino del pueblo de Dios, o sea el Reino de los Judíos, un reino totalmente terrenal independiente del yugo romano. Quizás Judas, escuchando las palabras de su maestro en la forma que quería oírlas, interpretó que el mensaje de Jesús era de liberación terrena y no espiritual. Quizás pensó que si convencía a la jerarquía de los sacerdotes judíos de que Jesús podía dirigir el movimiento independentista, éstos lo seguirían, obviando el hecho que tanto el sumo sacerdote como los del Sanedrín estaban en ese momento cómodos con su estatus y se ubicaban más cerca de Roma que de Dios en esos momentos. La intención de Jesús distaba mucho de lo que Judas esperaba; tal vez pensó que podía forzar una reunión entre su maestro y los sacerdotes, a pesar que sabía que Jesús se negaba a ello.
Tal vez, aprovechando esta propuesta, los representantes del Sanedrín, que sí querían acabar con Jesús que se presentaba como un real peligro para la autoridad religiosa que ellos ostentaban, aprovecharon esa pretendida reunión no para escuchar lo que tuviera que decir, sino para apresarlo, como en verdad sucedió.
Creo que Judas no fue traidor, fue más bien un iluso al que engañaron y usaron para resguardar la posición de jerarquía y privilegio que tenían los poderosos de Jerusalén. Las treinta monedas de plata que quizás si fueron dadas en forma insultante por el servicio que les acababa de brindar fueron lo que seguramente abrieron los ojos de Judas, que al ver que su plan de conciliación había sido utilizado para atrapar a su líder y maestro, entra en tal desesperación que se suicida, no por arrepentimiento de una traición, sino más bien por la impotencia ante el fin seguro de Jesús, que había sido apresado por su ingenuidad y tozudez.
A lo largo de los siglos, cuando la Iglesia se fue formando, la figura de Judas se constituyó como la del traidor avaro que vende a su maestro por un puñado de monedas, personaje éste que sirvió para representar en forma genérica a “los judíos” como seres mezquinos y despreciables, causantes de la muerte de Cristo.
Esta interpretación, tan forzada y falaz no contempla el hecho que no sólo Jesús era judío, sino que todos los apóstoles también lo eran, y lo eran también los primeros cristianos.
Distintos movimientos racistas antisemitas se han ido generando a partir del rol de traidor que se le endilgó a Judas, pretexto con el cual se justificaron persecuciones, matanzas, segregaciones y holocaustos.

Artículo escrito por Neogeminis.  www.neogeminis.blogspot.com

lunes, 18 de abril de 2011

moda VIP... EL.

VIP (area for coows) collecion.


3.1 Phillip Lim


 
Alexander McQueen
 
Dior Homme
  What We Saw: Colors: chocolate, gray, black, red. Materials:cashmere, viscose, jersey. Accessories: felt hats, polished black laced shoes.
  What I Think: Kris Van Assche has managed to surprise us again.The whole collection was something that i wasn't expecting from Dior! I mean when i first saw it i was like, "Is that Dior or Calvin?" And of course it's quiet clear the reason! The collection was to minimal and simply. 4 colors as a base and and a white scene just like a canvas for the "model-colors" to dance on it! A show where nothing is out of place or more than what it should be. Thus we see figures walking fluidly on the catwalk with very large Amish style hats. The materials are thick but never heavy: pants get loose and coats longer. The models seem to dance on the catwalk, and on the final moment, a perfectly positioned touch of red.

Kenzo
   What We Saw: Colors: blue, green, cream, black, ocher yellow, red, bottle green, fuchsia, burgundy, orange. Patterns: floral prints, lozenges, Prince of Wales plaid and stamps related to the traditional BritishMaterials:wool, denim, jersey, tweed. Accessories:the university-style striped tie, bow tie, a scarf, bowler hat, leather backpack, hand wallet, weekend bag and the classic lace leather oxford shoes.
   What I Think: It's seems like the English style was a big inspiration not only for Sarah Burton but for Antonio Marras too, who inspired by the English mystery novel. Reading the stories of Sherlock Holmes, he is trying to find the perfect English elegance and his mixing all the class of the old "dark" London. On the catwalk we could see obstinate investigators, lords of London's countryside, British gentleman, Eton boys and bad boys of the suburbs of the City.    

Marni


 Prada

 

Thierry Mugler 

 
Z Zegna