Translate

jueves, 27 de octubre de 2011

El patrimonio de la Duquesa de Alba.

ESCUDO CASA DE ALBA
Los palacios de la Casa de Alba

Los palacios que actualmente utiliza la Casa de Alba son el de Liria, el sevillano de Dueñas, y en menor medida el salmantino de Monterrey. Ninguno perteneció originariamente a este linaje, al tiempo que otros levantados por sus miembros como los Buenavista y Moncloa, reformados o reconstruidos, albergan organismos públicos. Liria, Dueñas y Monterrey llegaron por vías de sucesión y enlaces.
Es de notar que la Casa de Alba, a la muerte de María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo en 1802, se incorporó a la ducal de Berwick, cuyo primer titular, Jacobo Fitz James Stuart, hijo natural de Jacobo II de Gran Bretaña, general en jefe de de los ejércitos de Felipe V durante la Guerra de Sucesión y vencedor en Almansa (1707), fue creado duque de Liria y Jérica. Por su parte, el maravilloso e inacabado palacio de Monterrey ingresó en la Casa al convertirse, por matrimonio, Catalina de Haro y Guzmán, condesa de Monterrey, en duquesa de Alba. Por idéntica vía, la boda de María Francisca de Sales Palafox y Kirpatrick con el duque de Berwick y Alba, llegaría el palacio de Dueñas.


Palacio de Monterrey


El palacio de Monterrey en Salamanca

El palacio salmantino de Monterrey constituye una de las muestras más afortunadas del estilo plateresco. Su nombre responde a que fue mandado construir, en 1540, por Don Alonso de Acevedo y Zúñiga, cuarto conde de Monterrey, en un momento de gran esplendor de su linaje. En efecto, dicho noble, que incrementó considerablemente sus señoríos, sirvió destacadamente al emperador en el levantamiento del sitio de Viena, atacada por los turcos. Su nieto Gaspar, quinto conde, fue virrey de Nueva España y del Perú. El sexto conde contrajo matrimonio con Doña Leonor de Guzmán, hermana del conde-duque de Olivares, recibió la Grandeza de España y fue virrey de Nápoles. En las postrimerías del seiscientos, la heredera del condado, Catalina de Haro y Guzmán, casó con el X Duque de Alba. Así título y palacio ingresaron en la Casa de Alba, hoy Berwick y Alba, donde continúan en la actualidad.

A pesar del referido esplendor, el enorme palacio quedó inacabado; aun así, la entidad y belleza de los construido es tal que sirvió de modelo al pabellón español en la Exposición de París de 1900. Con planos de fray Martín de Santiago y Rodrigo Gil de Hontañón, de la egregia mansión se ejecutó, aproximadamente, una cuarta parte, de singular belleza por sus galerías corridas y la afiligranada crestería calada de sus coronamientos. Particularmente célebre es su torre, una de las cuatro proyectadas, con sus ventanas y balcones de espléndida hechura plateresca, ornados sus ángulos por escudos de los preclaros linajes de Zúñiga, Acevedo, Fonseca y Ulloa, sostenidos por leones y animales fabulosos.

Palacio de Dueñas


El palacio de Dueñas en Sevilla


La célebre mansión de los duques de Alba en Sevilla es llamada el Palacio de Dueñas, por hallarse en esta calle, que toma nombre del desaparecido convento de Santa María de las Dueñas, donde profesaban las damas de la nobleza sevillana. La construcción, a la que da acceso un gran arco ornado con el escudo ducal en azulejería trianera dieciochesca, conserva innegable grandeza, por más que no sea sino parte reducida de la originaria, que contaba con once bellísimos patios. El palacio fue iniciado por los señores de Casa Bermeja, perteneciente al noble linaje de Pineda, de quien lo adquirió, al precisar aquéllos una gruesa suma para el pago de un rescate a los moros, en 1843, doña Catalina de Ribera, cuyo esposo mandaría construir algunos lustros después la denominada Casa de Pilatos, residencia de los Adelantados de Andalucía, marqueses de Tarifa y luego Duques de Alcalá. De ahí que el palacio de referencia quedase en manos de una rama segundogénita de los Afán de Ribera, los marqueses de de Villanueva del Río, descendientes de Fadrique Enríquez de Ribera, que enlazaron con la Casa de Alba.

Algunas de las actuales estancias del palacio, como el patio, de majestuosa arcada, la capilla o los hermosos salones de la planta alta proporcionan una idea aproximada de la magnificencia y entidad de la antigua edificación, excelente muestra de la transición del gótico postrero al renacimiento, con bellísimos arcos ojivales, elementos platerescos, ornamentaciones y artesanados mudéjares. Recordemos asimismo que, además de a sus propietarios, pertenecientes a uno de los primeros linajes de la Grandeza de España, sus muros albergaron, en sus estancias en Sevilla, a la emperatriz Eugenia, tía de los Alba, a quien recuerda hoy en el palacio un magnífico retrato de Winterhalter. Y aquí, en Dueñas, vivieron su infancia Manuel y Antonio Machado, cuyo padre era administrador de los duques

 

 

Palacio de Liria

El palacio de Liria en Madrid

En la calle Princesa, rodeado de un amplio parque, se yergue grandioso e imponente el palacio de Liria, residencia madrileña de la duquesa de Berwick y Alba, entre otros muchos títulos. Construido con proyecto y planos de Ventura Rodríguez (1770), constituye una espléndida muestra del neoclasicismo español de la primera época. En cuanto al nombre del magnífico edificio, es de recordar que Jacobo Fitz-James Stuart, hijo natural de Jacobo II de Inglaterra, primer duque de Berwick y mariscal de Francia, con motivo de la decisiva victoria de Almansa (1707) sobre las tropas del archiduque Carlos de Austria, fue agraciado por Felipe V con el título de duque de Liria y Jérica, en el reino de Valencia.

La construcción, seriamente dañada durante un bombardeo de la guerra civil de 1936-39, fue enteramente restaurada por el anterior duque de Berwick y Alba. Es de resaltar asimismo que a la muerte, en 1802, sin descendencia de Mª Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, duquesa de Alba, este título y el inmenso patrimonio recayó en su primo, el duque de Berwick; y, de este modo, se relacionó el ducado de Alba con el palacio de Liria, mandado construir por el tercer duque de Berwick y Liria. Hagamos notar también que, procedentes de la Casa de Alba, pasaron al palacio de Liria muebles de singular calidad, manuscritos, incunables y una riquísima colección de pintura, en particular retratos excepcionales de Tiziano y Goya, que hacen de la fastuosa mansión un extraordinario museo vivo.

martes, 25 de octubre de 2011

El patrimonio de la Duquesa de Alba.

¿Qué dejará de herencia la duquesa Alba cuando fallezca?

¡Qué dure 83 años más! Nada más lejos de la realidad que desearle cualquier mal a María del Rosario Cayetana Alfonsa Victoria Eugenia Francisca Fitz-James Stuart y de Silva, la Duquesa de Alba. Y es que no hay nadie mejor para inaugurar este blog que la Duquesa de Alba. Personaje a veces ninguneado por las revistas del corazón, Cayetana es el testigo de siete siglos de poder social y económico.
Nada menos ostenta el récord guiness de títulos nobiliarios por encima de cualquier aristócrata del mundo, incluidas casa reales. Incluso se llega a decir que la mismísima Reina de Inglaterra de debería inclinar ante la Duquesa de Alba. Algo que no ha sucedido, ni sucederá. En 1985, en una recepción oficial a Isabel II en el Palacio de Oriente Cayetana coincidió con ella y le realizó una vistosa reverencia.


 


Sobre la Duquesa se ha escrito ríos y ríos de tinta rosa, pero de lo que menos se habla es de su inmensa fortuna. Algo tiene que ver que nunca está en la lista de multimillonarios de la revista Forbes. Pero no es porque no posea más de mil millones de dólares para entrar en el selecto club, sino por la dificultad que entraña valorar sus posesiones. Muchas de ellas son Patrimonio de la Humanidad. El economista rosa ha llevado a cabo la ardua tarea de tirar de hemeroteca para repasar todo su patrimonio.
La publicación británica EuroBusiness cifró en su momento la fortuna de la Duquesa de Alba en 600 millones, un monto que lo supera sólo los más de veinte castillos que tiene en propiedad repartidos por toda España. Destacan en Galicia, el castillo de Monterrei y el de Castro Caldelas en Ourense; y el castillo de Doncos y el de Condes de Lemos, en Lugo. En Castilla y León sobresale la Torre de Alba, en Tormes, el castillo de San Leonardo de Yagüe, en Soria, el de Valdecorneja, en Barco de Ávila y el de Miranda del castañar, en Salamanca. En Castilla La Mancha, en Extremadura y Andalucía; también tiene impresionantes edificaciones históricas, pero sobre todo ellos destacan el Palacio de Liria, construido a finales del siglo XVIII, se extiende más de 3.5000 metros cuadrados en pleno de corazón de Madrid , en calle Princesa donde el metro cuadro está a más de 6.000 euros; y el Dueñas en Sevilla y el de Moenterrey en Salamanca.
Además, el imperio de los Alba ocupa más de 34.000 hectáreas en tierras agrícolas. Una extensión valorada en más de 200 millones de euros donde una maraña empresarial antes dirigida por la matriarca del clan y ahora por su primogénito Carlos Martínez de Irujo se encarga de explotar y rentabilizar. Algo que les resulta fácil de hacer si se tiene en cuenta que cada año reciben una importante inyección de las ayudas agrícolas de la Unión Europea. Este año el entramado empresarial de los Alba ha recibido casi dos millones de euros, sobre todo las compañías Euroexplotaciones Agrarias y Eurotécnicas Agrarias.
A esto, hay que sumarle una importante pinacoteca, a la altura de la de los Thyssen, con cuadros de Velásquez, Goya, Miró o Picasso, que superan con facilidad los 20 millones de euros. La Duquesa de Alba, también, puede presumir de una de las mejores bibliotecas privadas del mundo, que cuenta con más de una joya bibliográfica. Algunas obras pueden alcanzar un precio de dos millones de euros; además, de conservar varios documentos autógrafos de Cristóbal Colón.
Pero los Alba,no han sido indemne del crack del ladrillo. Antes de la crisis, la inversión en locales comerciales e inmuebles alcazaba una cifra superior a los cinco millones de euros.
El día que desaparezca sus seis hijos heredarán una fortuna superior a los 1.000 millones de euros, aunque no se lo reconozca la revista Forbes. El imperio agrícola del Ducado de Alba pasará principalmente a sus dos hijos mayores Carlos y Alfonso Martínez de Irujo.

A continuación, mostramos una serie de fotografías de: el palacio de Dueñas, el castillo de los duques de Alba, el palacio de Liria y el palacio de Monterrey (por este orden):

Palacio de Dueñas

Castillo del duque de Alba

Palacio de liria

Palacio_de_Monterrey


La Casa de Alba: acumulación de bienes



Para intentar explicar el patrimonio de la Casa de Alba, es necesario tener en cuenta que desde las posesiones del primer duque de Alba de la historia hasta la actual duquesa de Alba, este patrimonio ha ido aumentando de forma muy importante y por motivos de uniones con otras familias nobles que aportaban más posesiones en cada matrimonio.
Por ello, a continuación intentaremos resumir las propiedades que acumula la Casa de Alba actualmente:
La Casa de Alba posee una de las fortunas más grandes de España, conformada por palacios, terrenos agrícolas, propiedades inmobiliarias, sociedades y participaciones bursátiles, sin olvidar su extraordinaria colección de arte.




Entre sus posesiones inmobiliarias destacan algunos de los castillos y palacios más relevantes del patrimonio histórico español, en su mayoría hoy integrados en la Fundación Casa de Alba:
  • Sevilla: El Palacio de las Dueñas (aquí nació el Marqués de Griñón y de Castelmoncayo, Grande de España), las fincas La Pizana y Las Arroyuelas.
  • Salamanca: El Palacio de Monterrey.
  • San Sebastián: El Palacio de Arbaizenea.
  • Segovia: El Castillo de Coca, cedido al Ministerio de Agricultura a cambio de su restauración.
  • Madrid: El Palacio de Liria, con 3.500 metros cuadrados en el centro de la capital española.
  • Marbella: La finca Las Cañas.
  • Alba de Tormes: El Castillo de los Duques de Alba.
  • Loeches: El Panteón Familiar de la Casa de Alba (Inspirado en la cripta del monasterio del escorial), en el Monasterio de la Inmaculada Concepción.
  • Valdunquillo: El Palacio de los Osorio.
Considerada su titular una de las terratenientes más importantes de España, se calcula controla unas 34.000 hectáreas, equivalentes a más de 170 veces el Principado de Mónaco, muchas de ellas vestigio de los antiguos señoríos jurisdiccionales que, tras su supresión, la familia conservó bajo su propiedad. Casi cada título nobiliario que la Casa posee, está relacionado con alguna propiedad territorial.
La Casa ha sufrido la expropiación de algunas propiedades y cesiones a lo largo de su historia. En septiembre de 1991 la Junta de Extremadura expropio por interés social las fincas Cabra Alta y Cabra Baja en la provincia de Badajoz, las cuales eran explotadas desde 1940 por una asociación de arrendatarios de la localidad de Zahínos (Badajoz). La Duquesa de Alba recibió 400 millones de la antiguas pesetas por concepto de indemnización. Ante el deteriodo y ruina de su palacio de Épila y la obligación por parte de patrimonio de conservación de un edificio declarado patrimonio, con ocasión del Bicentenario de la muerte del X conde de Aranda en 1998, fue cedido al pueblo, por el precio simbólico de una peseta. Previo desalojo de su incalculable colección de trajes reales del rey Alfonso XIII que custodiaba el Palacio del conde de Aranda de esta localidad, sus cuadros, carruajes, muebles, vajillas y porcelanas. Y la cesión de sus archivos a la diputación provincial de Zaragoza.
En total, sus casas señoriales, la colección de arte, los documentos históricos, sus fincas, palacios y castillos, suman con creces los 600 millones de euros, un valor sólo estimado, ya que muchas de las posesiones de la familia tienen valor incalculable.
Para hablar del patrimonio artístico, tenemos que referirnos a la casa de Alba en su conjunto, teniendo en cuenta que la época del duque de Alba sólo fue el principio de una gran acumulación de obras de arte que llega hasta nuestros días muchísimo más ampliada y en posesión de la actual duquesa de Alba: María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart.
La colección de arte de los Alba es una de las más grandes de España, aunque por diversos avatares no conserva todos los tesoros que pasaron por ella.
Fue iniciada por Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel. En esta época, la documentación menciona obras de Domenichino, Gentileschi, Ribera, Velázquez, Rafael o Correggio. Más tarde, en el siglo XVIII ingresan importantes lienzos encargados a Raphael Mengs y, gracias al mecenazgo de XIII Duquesa de Alba, amiga y modelo de Goya, se enriquece con varios lienzos de este artista, entre los que destaca el retrato de la Duquesa.
El fallecimiento de la Duquesa supuso el desmembramiento de casi toda la pinacoteca. Algunas obras pasaron a manos de Godoy, otras las legó la Duquesa a diversos allegados, y su sucesor el Duque Carlos Miguel apenas recibió una treintena de obras. De todas formas, el nuevo Duque adquirió en un largo viaje por Europa piezas de Fra Angélico y Rembrandt.
En el siglo XIX, la colección se completa por algunas obras inglesas a las que, ya entrado el siglo XX, se suman pinturas de Madrazo, Sorolla, Zuloaga y Sotomayor, así como algunas piezas del impresionismo francés adquiridos por la actual Duquesa.
El Palacio de Liria, en Madrid, contiene la mayor y más valiosa parte de la herencia cultural de los Alba. Más de 30.000 libros conforman la biblioteca, destacando la famosa Biblia de Alba de 1433, primera traducida al castellano o 21 documentos autógrafos de Cristóbal Colón.
En la pinacoteca lucen pinturas de Tiziano, Rubens, Goya, Velázquez, El Greco o Rembrandt, del que conserva uno de los 15 paisajes que pintó a lo largo de su vida. Además está todo el jardín del Palacio de Liria sembrado de estatuas y tumbas de animales.
En definitiva, una de las colecciones de arte más valiosas de nuestro país.




domingo, 23 de octubre de 2011

Curiosidades de los Alba.


La Duquesita de Montoro ante su antepasada la Duquesa de Alba.

Palacio de Liria, Madrid.
 
 




Cayetana Alba, madrina de su hijo 2º Aliaga


su indumentaria dió mucho que hablar siendo catalogado de estilo zingara Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing


era verano, Marbella, pero....................................................


para que luego diga que ella ha hecho mucho por la peineta, en los tiempos dificiles de la nobleza española finales de los 70-80, ella fué la primera en mandarlo todo a paseo....................

luego cuando la boda de Huescar, todo había vuelto a su cauce, pero fueron otras las que no abandonaron las tradiciones españolas
 



Los Duques de Lugo en la boda de la Duquesa de Montoro junto a los Duques de Alba, a su entrada en la catedral de Sevilla. 


Y la familia...
 
(2-10-4Cool  Licenciado en Derecho por la Complutense. Duque de Huéscar y futuro heredero de los restantes 50 títulos de la casa ducal de Alba. Compagina su trabajo en la empresa privada con sus inquietudes culturales (preside la Fundación Hispania Nostra). Es el principal gestor de los asuntos financieros de la familia. Separado de la noble sevillana Matilde de Solís, con quien tiene dos hijos.


(1951) El duque de Aliaga es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid y máster en el Instituto de Empresa. Su primer trabajo lo desempeñó en París como directivo de la banca Morgan. Ya en España, trabajó en el banco Saudí y fue nombrado presidente del Instituto de Empresas. Está separado de María de Hohenlohe, con quien tuvo dos niños.

(15-7-54) Conde de Siruela. Estudió Filosofía y Letras en la Complutense. Después de toda la infancia y juventud apasionado por la pintura, su primer premio como editor, en el 81, le animó a crear una empresa, Siruela S.A., merecedora de innumerables reconocimientos a la edición, ilustración y traducción de obras. Está separado de María Eugenia Fernández de Castro. Tiene dos hijos.



(1960) Estudió Economía en la Universidad Complutense y se especializó en banca con la Morgan Guaranty Trust, primero en París y luego en Nueva York. Actualmente vive en Madrid y trabaja a las órdenes de Amusátegui en el Banco Central Hispano. Es el más serio, introvertido y, por ello, desconocido de los seis hijos de la duquesa. Está soltero.



[img](4-4-1963) Conde de Salvatierra. Aprendió a montar a caballo a los cinco años y a los 13 participó en su primer concurso de salto. No tiene estudios superiores. Figura en la elite mundial del deporte ecuestre.



(10-12-6Cool Duquesa de Montoro. Terminó su bachillerato en Madrid y se trasladó a Sevilla donde abrió una tienda de ropa. Actualmente trabaja como promotora internacional de los joyeros Tous de Barcelona. Como sus hermanos, María Eugenia es una gran aficionada al flamenco, el tenis, la equitación y la poesía.

Que pena nacer pobre!!!
 
 

viernes, 21 de octubre de 2011

La Duquesa del Alba VIP, VIP, VIP.

La Duquesa de Alba, una aristócrata fuera de serie






A sus 85 años y tras dar «sí quiero» por tercera vez, Cayetana Fitz-James Stuart es una fuente viva de historia, que, además de español habla francés, inglés, italiano y alemán y cuenta con un currículo casi interminable entre vivencias, títulos y nombres.

«Tanuca»
Como sucede con los miembros de las casas reales, buena parte de los nombres del santoral le fueron adjudicados el día en que nació. Nada menos que: María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart de Silva Falcó y Gurtubay.

Ante tal despliegue onomástico, la heredera de los Alba empezó a responder al nombre de Cayetana y, en tono más entrañable, a la abreviatura de «Tana» o incluso «Tanuca».
Testigo de la II Guerra Mundial

En medio de su adolescencia Cayetana fue testigo de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial en Londres, donde su padre ocupaba el cargo de embajador de España. Los Alba se trasladaron a la capital británica cuando estalló la Guerra Civil española.

La «maja» de Picasso
Recién casada con su primer esposo (1947), Luis Martí­nez de Irujo, Cayetana Fitz-James recibió una propuesta nada menos que de Pablo Picasso, para ser inmortalizada en un lienzo como ya lo hizo Goya con su tatarabuela. «Picasso quería pintarme como a la Maja de Goya, pero mi marido dijo que no», contó al diario ABC en su día la duquesa de Alba.

Grande de España... catorce veces

Según el Libro Guinness de los Récords, Cayetana de Alba ostenta el de ser el miembro de la nobleza con más títulos en todo el mundo. Así, la duquesa de Alba (de Tormes) es también marquesa (Sarriá, Castañeda, El Carpio, Moya...), condesa (Salvatierra, Monterrey, Arabda, Lemos,...), condesa-duquesa de Olivares y vizcondesa de La Calzada, entre otros numerosísimos títulos nobiliarios.

Y por esta misma razón, Cayetana Fitz-James Stuart es catorce veces grande de España (lo ha llegado a ser dieciocho), puesto que parte de sus títulos así lo acreditan.

Privilegios ante el Papa
En un artículo reciente publicado con motivo de la inminente boda de la duquesa en la cadena keniana KBC recordaba que «sus antiguos privilegios son mayores que los del propio monarca español, ya que tiene el derecho único entre los católicos de no tener que hacer una genuflexión ante el Papa y el derecho de entrar en la catedral de Sevilla a caballo».

Colección de títulos
Además de los nobiliarios, Cayetana cuenta con infinidad de títulos honoríficos, condecoraciones y galardones. Algunos son de lo más peculiar: es presidenta de Honor del Aula Taurina del Ilustre Colegio Oficial de Enfermería de Sevilla, cicepresidenta segunda del Patronato de Honor de la Escuela de Capataces Forestales, mayordoma Mayor de Honor de Santa María de los Ángeles de Granada, entre otros. Además, la duquesa fue premio Lady España en 1987 y cuenta con una estrella en el Bulevar de la Fama de Puerto Banús. ABC

Duquesa de Alba vs. Rey de España

Se dice que en caso de encontrarse la duquesa con el rey, éste tendría que hacer una reverencia ante la señora dado el hecho de que Cayetana posee más títulos que él. ¿Será verdad?

Existe en España la leyenda urbana que mucha gente comenta y que nadie sabe explicar de forma muy científicamente. Se dice que en caso de encontrarse (cosa que naturalmente ya ha ocurrido en más de una ocasión) la duquesa de Alba (doña Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, Falcó y Guturbay) con el rey de España (don Juan Carlos de Borbón), éste tendría que hacer una reverencia ante la señora dado el hecho de que ésta posee más títulos que él.
Analizando la información, no parece inverosímil que así pudiera ser. Después de todo, ella es duquesa (de Alba de Tormes, de Berwick, Arjona, de Híjar, de Liria y Jérica), condesa-duquesa (de Olivares, naturalmente), marquesa (del Carpio),condesa (de Aranda, de Lemos, de Lerín, de Miranda del Castañar, de Monterrey, de Osorno, de Palma del Río), condestablesa(de Navarra y de Éibar), así como marquesade 17 lugares, condesa de 12 lugares más, tiene un vizcondado y un señorío. Suma la señora, pues, una fina ristra de títulos y posesiones que hoy en día nadie supera (en número, desde luego) en España.

No obstante, el rey don Juan Carlos (que para el caso, personalmente sólo posee, por Constitución, el título de rey de España, aunque como representante de “la Corona” posee algunos más, todos ellos revertidos al jefe de la familia real por muerte de sus poseedores) es el rey de España, y como todos sabemos, el título de rey es superior en rango al de duque, conde, vizconde o cualquiera de los que posee doña Cayetana. Por ese mero motivo, sería ella, y no él, quien haría una reverencia ante el otro.

Y no olvidemos los títulos históricos que se hallan representados en la persona del rey (que no reconoce la Constitución pero que, después de todo, alguien tiene que ostentarlos), como rey de Jerusalén, archiduque de Austria, príncipe de Parma, príncipe de las Dos Sicilias, rey de Castilla, de León, de Galicia, de Navarra, de Aragón, de Mallorca, de Sevilla, de Granada, duque de Borgoña, de Brabante, de Milán, de Milán, de Atenas, conde de Habsburgo, de Flandes, del Rosellón, de Barcelona, señor de Vizcaya y de Molina, Gran Maestre de la Orden del Toisón de Oro, y un largo etcétera real...
 

miércoles, 19 de octubre de 2011

3ª Boda de la Duquesa de Alba.

La excéntrica y multimillonaria Cayetana Fitz-James, duquesa de Alba de 85 años, contrajo matrimonio con un hombre 25 años menor que ella. Conoce los detalles de la ceremonia con sabor a escándalo familiar y romance mediático.
Imagen de Conoce todos los detalles de la boda de la duquesa de Alba
La duquesa de Alba, antes de dar el Sí - AFP

Vestida de rosa pálido, la duquesa de Alba se casó en la intimidad de un palacio sevillano con un apuesto funcionario español 25 años más joven que ella.

Una multitud de admiradores y periodistas de todo el mundo -que desde la mañana esperaba a las puertas del Palacio de las Dueñas bajo un sol abrasador- aclamó a María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart cuando, llevando un ramo de rosas, salió del brazo de su nuevo esposo, Alfonso Díez, de 60 años, vestido con un elegante frac gris oscuro.


"¡Viva la duquesa!", "¡Te queremos Cayetana!", gritaba la multitud.
Con su habitual espontaneidad, la duquesa se quitó los zapatos y ante sus admiradores bailó una rumba, descalza sobre la alfombra roja situada a la entrada de su lujoso cortijo.



Tras saludar a los sevillanos, la pareja regresó con su íntimo grupo de invitados, menos de 40, en el fresco interior del Palacio de la Dueñas, residencia de la familia De Alba construida en los siglos XV y XVI, para el banquete de bodas.

Sólo los familiares de los novios y un puñado de amigos asistieron a la ceremonia. La llegada de los dos famosos toreros Fran y Cayetano Rivera provocó gran emoción entre los curiosos.

El primero, ex marido de la única hija de la duquesa, Eugenia, sigue contando pese al divorcio con el afecto de la duquesa, la aristócrata con más titulos nobiliarios del planeta. Su hermano Cayetano llegó acompañado por su hermosa prometida, la ex Miss España Eva González.

El menú del banquete estuvo marcado por la gastronomía andaluza y por los platos preferidos de la duquesa: gazpacho, arroz a la provenzal con gambas blancas de Huelva y langosta en salsa americana, tournedó de ternera con salsa bearnesa y ave al limón. Para terminar, tocino de coco, pastel de almendras con salsa de leche condensada y bomba de chocolate con salsa de turrón caliente.

Agitando frenéticamente los abanicos, protegidas por grandes sombreros bajo un calor asfixiante, sus admiradoras engalanadas habían esperado toda la mañana para ser las primeras en ver el traje de novia de Cayetana de Alba, diseñado por los creadores españoles Victorio y Lucchino.

Tras tres años de luchas familiares, la duquesa, conocida por su característico pelo rizado y su desparpajo con la prensa del corazón, logró su deseo de unirse con Díez, hasta ahora funcionario del ministerio de Trabajo, cuyos orígenes humildes no tienen nada en común con la dinastía de la Casa de Alba, que remonta al siglo XIV.

Para vencer la oposición de sus hijos, la novia, dos veces viuda, decidió en julio repartir en vida la herencia de su inmensa fortuna, estimada por la prensa española entre 600 millones y 3.500 millones de euros (entre 850 millones y 5.000 millones de dólares), entre sus seis herederos.

Una vez superados los obstáculos familiares, el propio rey Juan Carlos de España dio su bendición a la unión como exige la tradición.

Sin embargo, la ausencia de dos de los hijos de la duquesa entristeció la ceremonia, oficiada en la capilla del palacio. Su hija Eugenia tuvo que ser hospitalizada la víspera debido a una infección de varicela y su hijo Jacobo, en malas relaciones con la duquesa, partió oportunamente de viaje.

lunes, 17 de octubre de 2011

2º Boda de la Duquesa del Alba.

LA SEGUNDA BODA:
El 16 de marzo de 1978 con Jesús Aguirre Ortíz de Zárate en la capilla del Palacio de Liria de Madrid.
Ella con vestido de la exclusiva tienda Dafnis de Madrid




_________________