Translate

miércoles, 11 de enero de 2012

Urdangarin y su palacete.

 
/imag/_v3/Evasion/640x450/pedralbes1.jpg

El Palacete de los Duques de Palma

Ubicado en Pedralbes, uno de los barrios más exclusivos de Barcelona.
La casa que los Duques de Palma poseen en Pedralbes, Barcelona es el principal patrimonio del matrimonio y el inmueble principal a investigar en el caso 'Palma Arena'.
Pero además, según ha publicado la revista Diez Minutos, entre 2003 y 2007 Iñaqui Urdangarin habría adquirido varias propiedades por valor de 7,3 millones de euros. Entre ellas, el matrimonio habría adquirido su propiedad en Pedralbes por seis millones de euros y habrían invertido 600 mil euros en su reforma.
La parcela tiene 622 metros habitables y está construida sobre una parcela de 2.145 metros cuadrados y, según publicó el periódico El Mundo, hace días los cerramientos de la vivienda fueron pagados con dinero público a través de la empresa Aiizon, en la que los duques poseen acciones. Además, Urdangarin invirtió, según elplural.com, al menos 80.000 euros del dinero público desviado a la empresa que comparte con la Infanta Cristina para reformar el palacete.
Además, según la revista Diez Minutos, la casa consta de un jardín, piscina y zona deportiva y una segunda planta que alberga una segunda cocina, un comedor, un dormitorio de 100 metros con cuarto de baño, vestidor y una terraza con jardín, además de dos habitaciones medianas conectadas entre sí por un cuarto de baño y otra habitación suite con baño completo. El tercer piso culmina con una biblioteca, otro dormitorio y un salón.
Lo cierto es que este chalet está ubicado en uno de los barrios más exclusivos de Barcelona, equiparables a El Viso madrileño o al Neguri vizcaíno y por si esto no fuera suficientemente fastuoso en sí mismo, sobre la parcela de este terreno, se eleva un palacio con 1.200 metros cuadrados de planta y 1.300 metros cuadrados de jardín.




Fachada de la casa de los Duques de Palma en el barrio de Pedralbes de Barcelona. / JOAN SÁNCHEZ

Urdangarin evitó el registro de su palacete al cambiar su sede social

La sociedad familiar de Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina de Borbón, Aizoon SL, cambió el domicilio social y fiscal que tenía desde su creación en 2003 al conocerse que la sociedad era objeto de investigación judicial, poco después de que fuese imputado en el caso Palma Arena Diego Torres, el socio en el entramado del Instituto Nóos. Hasta el 9 de septiembre de 2011, Aizoon estuvo domiciliada en la residencia particular de los duques de Palma, en la calle Elisenda de Pinós 11-13, de Barcelona.
Con esta operación rutinaria de mudanza mercantil, el yerno del Rey y su sociedad dejaron de recibir requerimientos judiciales y de Hacienda en su residencia. Urdangarin, directamente, evitó que la comisión judicial y policial registrara la mansión el pasado 7 de noviembre, como ocurrió con todos los despachos y viviendas bajo sospecha vinculadas al entramado de Nóos. Cerca de 20 funcionarios en tres grupos registraron despachos, abrieron cajas fuertes y requisaron documentos, manuscritos y dinero a los investigados en la trama de la llamada Operación Babel o caso Urdangarin, una pieza separada del caso global del Palma Arena.
En uno de los informes de Hacienda se evidencia la estratégica mudanza de la sede de Aizoon, ubicada en el palacete de Pedralbes “hasta la notificación del requerimiento de información por parte de la Agencia Tributaria (…), emitido para obtener la información acerca de la operación que originó el expediente”. La empresa del matrimonio Urdangarin-Borbón se estableció en otro domicilio de Barcelona “la misma sede del Instituto Nóos de Barcelona”, que si fue rastreada por los investigadores.
El día 7 de noviembre, al tiempo que el fiscal Pedro Horrach encabezaba los registros en Barcelona, el Rey tenía anunciados dos actos oficiales en esa ciudad. La visita de don Juan Carlos fue suspendida a última hora a causa de las secuelas de las operaciones en sus piernas. Desde la Fiscalía, según la versión recaba por EL PAÍS, se informó, por cortesía, de la puesta en marcha de las entradas y registros judiciales en sedes empresariales que aludían al yerno del Rey y de la sociedad que comparte con su esposa Cristina de Borbón. Los fiscales anticorrupción de Mallorca, cuando entran en dependencias oficiales, advierten, poco antes, a las autoridades de su acción.
Al estallar el episodio de los registros de las sedes de la trama Nóos en Barcelona, uno de los imputados, el abogado Salvador Trinxet, evitó ser localizado por la Policía y el fiscal Pedro Horrach. Debía asistir al registro de su despacho y ser interrogado por su relación con la organización del complejo mercantil exterior de Nóos. El fiscal, tras las reiteradas indagaciones en su entorno, anotó que “eludió de manera reiterada la acción de la Justicia”.
Trinxet no pudo ser interrogado entonces y está citado como imputado por el juez José Castro el 11 de febrero, en Palma. Para justificar su ausencia, sus colaboradores y familiares dijeron sucesivamente que había sido objeto de una intervención quirúrgica; su abogado no quiso desvelar donde se encontraba Trinxet; la hermana de éste y administradora de una de las empresas tampoco dio pistas, y sus padres dijeron que estaba en un hotel que desconocían y que no tenían los teléfonos de su hijo y de su nuera.
El abogado Salvador Trinxet está especializado en diseño y venta de empresas internacionales supuestamente utilizadas para sacar dinero fuera de España en operaciones de evasión fiscal. Trinxet está acusado del montaje para la trama de Nóos del andamiaje de sociedades como la firma De Goes Center y sus terminales pantalla en cuentas en Belice, Panamá, Londres y Luxemburgo. De Goes fue adquirida por la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, cuyo control lo atribuye la Fiscalía Anticorrupción al tándem Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres.