Translate

viernes, 31 de agosto de 2012

Clark Gable, VIP.




CLARK GABLE
(1901-1960)
Medía 1'85.
William Clark Gable nació el 1 de febrero de 1901 en Cadiz, Ohio (Estados Unidos). Era el hijo único de Adeline Hershelman y del granjero y trabajador de una refinería de petróleo William H. Gable.
Adeline falleció cuando Clark solamente tenía siete meses de edad. Poco después su padre contrajo matrimonio con Jennie Dunlap, una mujer a la que Gable siempre adoró. Tras el enlace la familia Gable se trasladó a vivir a la localidad de Hopedale.
A Clark no le gustaba demasiado la disciplina académica, así que abandonó sus estudios cuando estaba en el instituto para intentar ganarse la vida trabajando en una fábrica de neumáticos ubicada en Akron, Ohio.
En los descansos del trabajo le gustaba pasar el tiempo contemplando obras de teatro. Tanto le agradó el mundo de las bambalinas que decidió unirse a una compañía de aficionados.
En su juventud Gable compaginó sus diversos oficios con las representaciones escénicas hasta que logró debutar en Broadway, convirtiéndose en un actor profesional gracias a la mediación de la actriz y directora de teatro Josephine Dillon, mujer mucho mayor que Gable con la que se casó en el año 1924.
Su talento natural como intérprete y las recomendaciones de Dillon le hicieron debutar a mediados de los años 20 en pequeños papeles cinematográficos, apareciendo en películas como "Forbidden Paradise" (1924) o "La Viuda Alegre" (1925), esta última dirigida por Erich Von Stroheim.
Estas primeras participaciones en la gran pantalla fueron en papeles que no lograron satisfacer su ambición como actor, provocando su regreso a las tablas de Broadway.
Un espectador de lujo quedó entusiasmado con la representación de Gable en la obra teatral "The Last Mile". Ese espectador era Lionel Barrymore, quien lo primero que hizo cuando regresó a Los Ángeles fue hablarle de Gable a Irving Thalberg, uno de los principales dirigentes de la Metro Goldwyn Mayer. La respuesta de Thalberg fue tajante tras una prueba: "¡¡Pero mira qué orejas de murciélago tiene!!"... Aún así terminó contratándole.
La década de los años 30 fue la etapa de mayor gloria cinematográfica para Clark Gable.
En el aspecto sentimental, Clark se había divorciado en 1930 de Josephine Dillon para casarse con otra mujer de más edad y también adinerada cuyo nombre era Rhea Langham.
En la Metro debutó con un personaje secundario en "El Desierto Pintado" (1931), un film dirigido por Howard Higgin. Este fue el inicio de una primera parte de decenio extraordinariamente prolífica, solamente baste decir que protagonizó once películas en el año 1931.

Sus títulos más destacados fueron "Enfermeras De Noche" (1931) de William Wellman, "Amor En Venta" (1932), película dirigida por Clarence Brown que contaba con una de sus habituales parejas femeninas, Joan Crawford, "No Man Of Her Own" (1932) de Wesley Ruggles, "Tierra De Pasión" (1932), film de Victor Fleming co-protagonizado por Jean Harlow, otra de sus partenaires más usuales, "Extraño Intervalo" (1932) de Robert Z. Leonard, "Tú Eres Mío" (1933) de Sam Wood, "Sucedió Una Noche" (1934) de Frank Capra, película con la que consiguió su definitivo asalto a estrellato y con la que ganó el premio Oscar, "El Enemigo Público Número 1" (1934), melodrama de Van Dyke con Myrna Loy y William Powell, "La Llamada De La Selva" (1935) de William Wellman, "Mares De China" (1935) de Tay Garnett, "Rebelión A Bordo" (1935), película dirigida por Frank Lloyd, "San Francisco" (1936) de Van Dyke, "Sucedió En China" (1937) de Jack Conway, y la mítica "Lo Que El Viento Se Llevó" (1939) jalonan un decenio impresionante para el intérprete de Ohio.
Tras ganar la estatuilla con "Sucedió Una Noche", Gable volvió a ser nominado al Oscar por "Rebelión A Bordo" (1935) y por "Lo Que El Viento Se Llevó" (1939).
En la película "No Man Of Her Own" (1932) Clark coincidió con una rubia actriz llamada Carole Lombard. Desde esa fecha mantuvieron flirteos hasta su vínculo marital en una boda celebrada en el año 1939 tras el divorcio de Gable con la millonaria Langham.
El feliz matrimonio acabó en tragedia ya que Carole falleció tres años después en un accidente de aviación, sumiendo a Gable en una profunda depresión que le llevó a abandonar el cine durante tres años, período en el que estuvo sirviendo en el ejército norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial.
Gable era el actor favorito de Hitler y éste, sabiendo que Clark estaba combatiendo en el conflicto, ofreció una recompensa para el que le apresara y se lo entregasen vivo.
Por esas razones, en especial la muerte de Carole Lombard, los años 40 no fue una buena época profesional ni personal para Clark Gable, quien protagonizó pocas películas, entre ellas "Fruto Dorado" (1940), "The Hucksters" (1947) o "Quiero A Este Hombre" (1941), las tres dirigidas por Jack Conway, "Strange Cargo" (1940) de Frank Borzage, o "Sublime Decisión" (1948), un título realizado por Sam Wood.

Los años 50 recuperaron el atractivo comercial de Gable. Rompió el contrato con la Metro, se casó en 1949 con su cuarta mujer, Sylvia Ashley (ex esposa de Douglas Fairbanks), y se convirtió en actor freelance, apareciendo en populares films como "Mogambo" (1953) de John Ford, "Cita en Hong-Kong" (1955) de Edward Dmytrik, "Torpedo" de Robert Wise, o "Vidas Rebeldes" (1961), su última película a las órdenes de John Huston y con un reparto más que legendario, ya que los co-protagonistas de Gable eran Marilyn Monroe y Montgomery Clift.
Tras romper con Sylvia Ashley, Clark Gable se casó en 1955 con su última esposa, Kay Spreckles, con la que tuvo a su único hijo, John Clark Gable.
Judy Lewis, hija de Loretta Young, era hija ilegítima del actor de Ohio, quien mantuvo un tórrido romance con Loretta mientras ambos rodaron "La Llamada De La Selva" (1935). Poco antes del nacimiento de su hijo, Clark, apodado "El Rey De Hollywood", había fallecido a los 59 años el 16 de noviembre de 1960. Fue enterrado por expreso deseo al lado de su gran amor, Carole Lombard.


 Fotografías del actor:




Es la oportunidad de mostrar toda una vida actoral resumida en fotografías, como ya bien he dicho, me gustan las fotografías de Hollywood de los años 30 al 50, por lo tanto mis tributos son más a los actores que hicieron grande esa época, porque así mismo sobresalieron por su técnica y estilo, muchos de los fotógrafos que los enaltecieron en imágenes y que escribieron parte importante de nuestra historia de la fotografía.
Para este actor Americano, como para aquellos que hicieron parte de la nutrida época de oro del cine hollywoodense, disponían de un grupo de fotógrafos contratados por cada uno de los estudios de cine para que registraran los pormenores de cada uno de sus pasos, para de este modo utilizarlos como material promocional en revistas de chismes o del corazón (actualmente eso no es ninguna novedad, pero en esa época todo era fríamente calculado, de tal modo que el artista no se vería nunca en una situación que perjudicara su imagen), existe un gran archivo de imágenes tanto personales como dentro de los escenarios, incluyendo pruebas de vestuarios o casuales en los descansos entre filmaciones, y obviamente están los fotógrafos tan afamados como como Sinclair Bull, haciendo las placas que irían a la publicidad de la película.


Ahora bien, les comparto algunas de las imágenes del reconocido “Rey”, más amado por muchos que otros nobles con el título por línea de sangre que por mérito.






Fue y aún es considerado un ícono de la masculinidad según parece como ningún otro, en una época en que la suma de belleza física + rudeza + picardía, encendía los corazones no solo de sus seguidoras sino también la admiración de los hombres; fue en su tiempo, lo que luego fue Marlon Brando también años más tarde y lo es tal vez Johnny Depp en nuestros tiempos: Un referente.





Como artista del espectáculo también se realizó algunos “retoques” entre quirúrgicos y otros trucos, para disimular algunos defectos físicos, en especial sus orejas grandes, que en principio los fotógrafos procuraron ocultar con algunos ángulos no frontales para visualmente reducir su tamaño, lo que es un buen tip para los que nos gusta hacer fotografía de retratos, además del uso de la luz para enfatizar el carácter del actor, que en sus primeros años, buscaron siempre resaltar en su rostro sus ojos claros bajo las pobladas cejas y posteriormente cuando adoptó como marca personal, su cabello engominado y su delgado mostacho.


Y es precisamente el manejo de la luz que envuelve a Clark Gable, dotándolo de cierto halo de carisma seductor, destacando sus rasgos más perfilados y atractivos gestos premeditados, adoptando el tipo de iluminación “Butterfly” que impusiera desde entonces Hollywood.




Como todo en un comienzo y mientras se hacía del prestigio que ahora le conocemos, Clark Gable en sus inicios, no reflejaba esa confianza y masculinidad que las hizo su firma personal y profesional, como se evidencia en sus primeras fotografías, es otro el tono y manejo de sus primeras placas:






Hasta ir encontrando la postura, el vestuario, la mirada y el gesto adecuado:




…hasta encontrarlo, la firma personal en imágenes a través del paso de los años:









imágenes: doctormacro.com


martes, 28 de agosto de 2012

Liz Taylor, VIP, VIP.


ELIZABETH TAYLOR
(1932-2011)
Medía 1'57.
Una de las estrellas femeninas más rutilantes del cine en toda su historia. Elizabeth Rosemond Taylor nació el 27 de febrero de 1932 en Londres (Inglaterra). Sus padres eran estadounidenses de clase media alta dedicados al comercio del arte, negocio que les ocupaba en la capital inglesa.
Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, la familia Taylor decidió regresar a los Estados Unidos para establecerse en la ciudad de Los Angeles.
Después de presentarse a unos casting, Liz consiguió un contrato con la Universal a la edad de diez años, debutando en "There's One Born Every Minute" (1942), una comedia dirigida por Harold Young.
Tras esta película la Universal prescindió de la niña, siendo poco después contratada por la Metro Goldwyn Mayer. En este estudio Elizabeth se convirtió en una de las niñas prodigio más importantes de la época.
Con "La Cadena Invisible" (1943), película protagonizada por la perra Lassie que estaba dirigida por Fred. M. Wilcox, Liz debutó con fortuna en el glamouroso estudio.
En esta primera etapa como actriz, Taylor intervino además en títulos como "Alma Rebelde" (1944) de Robert Stevenson, o "Las Rocas Blancas De Dover" (1944), un film dirigido por Clarence Brown.
El salto definitivo al estrellato para Elizabeth llegó con "Fuego De Juventud" (1944), película dirigida por el citado Clarence Brown que la actriz co-protagonizó junto a Mickey Rooney.
Los años 40 terminaron con otra película de Lassie dirigida de nuevo por Wilcox, "El Coraje De Lassie" (1946), la famosa versión de "Mujercitas" (1949) realizada por Mervyn Leroy y "Vivir con papá" (1947), una comedia de Michael Curtiz con William Powell como principal protagonista masculino.
Ya convertida en toda una mujer, la hermosa intérprete de ojos violeta fue en las siguientes décadas la actriz más importante de Hollywood, no sólo por sus logros profesionales sino también por sus publicitadas andanzas sentimentales que comenzaron en 1950 cuando contrajo matrimonio con el millonario Nicky Hilton Jr.
Respecto al cine, los años 50 confirmaron a Elizabeth Taylor como una gran intérprete gracias a películas como "El Padre De La Novia" (1950), "El Padre Es Abuelo" (1951), "Un Lugar En El Sol" (1951), "Ivanhoe" (1952), "Beau Brummell" (1954), "La Última Vez Que Vi París" (1954), "Gigante" (1956), "El Árbol De La Vida" (1957), "La Gata Sobre El Tejado De Zinc" (1958) o "De Repente, El Último Verano" (1959), una película dirigida por Joseph L. Mankiewicz en la que Elizabeth interpretaba al lado de Montgomery Clift a la sobrina de Katharine Hepburn.

En este período la actriz conoció a dos de sus mejores amigos, Rock Hudson y Montgomery Clift (quien la llamaba "Bessie Mae"), actores (los dos homosexuales) con los que Liz mantuvo siempre una estrecha amistad.
Sus trabajos en "El Árbol De La Vida", "La Gata Sobre El Tejado De Zinc" y "De Repente, El Último Verano" fueron recompensados por sus compañeros de profesión con tres nominaciones al premio Oscar.
Su vida matrimonial tuvo bastantes variaciones durante los años 50. El enlace con Hilton duró menos de un año. Tras divorciarse en 1951 Liz se casó a lo largo de la década con el actor Michael Wilding ("Atormentada"), con quien convivió entre 1952 y 1957; con el productor Mike Todd ("La vuelta al mundo en 80 días"), con quien estuvo casada de 1957 a 1958, año en el que quedó viuda; y con el cantante y ocasional actor Eddie Fisher, antiguo marido de Debbie Reynolds, con quien estuvo emparejada entre 1959 y 1964.
Tras ser nominada en varias ocasiones, Elizabeth Taylor pudo por fin lograr la estatuilla dorada por su intervención en "Una Mujer Marcada" (1960).
Después de esta película y el premio de la Academia de Hollywood, la morena actriz se embarcó en el megaproyecto de "Cleopatra" (1963), una adaptación de la vida de la famosa y seductora reina egipcia.
El rodaje fue calamitoso y duró una eternidad, provocando que su coste se disparara a cifras por aquella época mareantes, siendo el salario de Liz Taylor de un millón de dólares.
"Cleopatra", dirigida por Joseph L. Mankiewicz, se estrenó finalmente en 1963 sin poder recuperar el dinero invertido.

En el rodaje de esta película Elizabeth compartió protagonismo con un actor británico que encarnaba a Marco Antonio, Richard Burton, con quien la actriz protagonizó uno de los idilios más célebres de toda la historia del cine. Se casaron en 1964, se divorciaron diez años después, en 1974, y volvieron a casarse en el año 1975 para terminar separándose definitivamente en 1976. Todo un culebrón.
Elizabeth Taylor y Richard Burton aparecieron juntos en un buen puñado de títulos. Además de "Cleopatra", los dos protagonizaron "Hotel Internacional" (1963), "Castillos En La arena" (1965), "¿Quién Teme a Virginia Wolf?" (1966), película por la que Liz ganó su segundo Oscar, "La Mujer Indomable" (1967), "The Comedians" (1967), "Doctor Fausto" (1968), "La Mujer Maldita" (1968), "Pacto Con El Diablo" (1972), "Bajo el Bosque Lácteo" (1973), y para la televisión y con un adecuado título para su situación personal, "Divorce His, Divorce Hers" (1973).
Las décadas siguientes fueron menos prolíficas y satisfactorias a nivel profesional para Liz, quien trabajó principalmente para productos televisivos y dedicó parte de su tiempo libre a promover la lucha contra diversas enfermedades como el cáncer (fue operada de un tumor cerebral) y el sida, especialmente tras la muerte de su gran amigo Rock Hudson.
Algunos de los títulos que rodó en su última etapa profesional fueron "Miércoles De Ceniza" (1973) de Larry Peerce, "El Pájaro Azul" (1976) de George Cukor, "El Espejo Roto" (1980) de Guy Hamilton, o "The Flinstones. Los Picapiedra" (1994), adaptación de la serie de dibujos animados que fue producida por Steven Spielberg.
Elizabeth, tras su divorcio de Burton, se volvió a casar en dos ocasiones más. En 1976 contrajo matrimonio con el político John Warner, de quien se separó en 1982. Su último esposo fue el albañil Larry Fortensky, con quien estuvo casada entre 1991 y 1996.
Falleció el 23 de marzo del año 2011 en Los Angeles a causa de problemas cardíacos. Tenía 79 años de edad.

Liz Taylor, la filmografía

La actriz, ganadora de dos premios Oscar, participó en más de 50 películas.

There's One Born Every Minute (1942), la película de Harold Young supuso el debut de la actriz cuando tenía tan solo 9 años.

La cadena invisible (1943), de Fred M. Wilcox, es como se tradujo la película en la que se contaban las aventuras de un famoso collie, llamado Lassie. El mismo año la actriz interpreta un pequeño papel en la película de Jane Eyre Alma rebelde, protagonizada por Orson Welles y Joan Fontaine.

Fuego de juventud (1944). Comparte reparto con Mickey Rooney, Donald Crisp, Anne Revere y Angela Lansbury.

El Coraje de Lassie (1946). Tres años después del primer título, Fred M. Wilcox vuelve a contar con la actriz para protagonizar la secuela de las aventuras del perrito Lassie.

Recursos de mujer (1947), una comedia de Michael Curtiz con William Powell e Irene Dunne. Ese mismo año, protagoniza Cynthia, de Robert Z. Leonard.

Así son ellas (1948), de Richard Thorpe y en la que participan Jane Powell, Carmen Miranda y Xavier Cugat. También en 1948 trabaja, junto a Greer Garson y Walter Pidgeon en Julia se porta mal, de Jack Conway.

Mujercitas (1949). En la adaptación que Mervyn LeRoy hizo de la novela de Louisa May Alcott, Liz Taylor interpretaría a Amy. El mismo año, en Traición, el thriller de Victor Saville, comparte reparto con Robert Taylor.

El padre de la novia (1950) y la secuela, El padre es abuelo (1951), las películas de Vincente Minnelli, en las que Liz sería la hija de Spencer Tracy, un padre entregado a los caprichos de su "niña". También en 1950 participa en la comedia ligera The Big Hangover junto a Van Johnson.

Un lugar en el sol (1951), de George Stevens, con Montgomery Clift. El mismo año, la actriz haría un cameo, al igual que Sophia Loren, en el Quo Vadis de Mervyn LeRoy.

Love Is Better Than Ever (1952), de Stanley Donen, en la que interpreta a Anastacia, una profesora de danza que se enamora de un agente de teatro interpretado por Larry Parks. También en 1952 se estrena Ivanhoe, el clásico de Walter Scott en el que se pondría de nuevo a las órdenes de Richard Thorpe, esta vez flanqueada por Robert Taylor y Joan Fontaine.

The Girl Who Had Everything (1953), un drama romántico de Richard Thorpe, con Fernando Lamas y William Powell.

Rapsodia (1954), se estrenó en un año muy fructífero para la actriz en el que se la pudo ver en el musical de Charles Vidor que protagonizó junto a Vittorio Gassman y en el drama La última vez que vi París, de Richard Brooks. También en 1954 forma parte del reparto de La senda de los elefantes, de William Dieterle y en Beau Brummell, la biografía del capitán George Brummell, dirigida por Curtis Bernhardt.

Gigante (1956), la superproducción de George Stevens le dio uno de los grandes papeles de su vida que compartiría con Rock Hudson, su gran amigo, y James Dean, quien no llegó a ver la película acabada.

El árbol de la vida (1957), de Edward Dmytryk, le vuelve a dar la oportunidad de trabajar junto a Montgomery Clift.

La gata sobre el tejado de zinc (1958). La película de Richard Brooks, por la que fue nominada al Oscar a mejor actriz en 1959. La cinta, basada en la obra teatral del dramaturgo Tennessee Williams (La gata sobre el tejado de zinc caliente), optó a otros cinco premios de la Academia de Hollywood, mejor película, director, guión adaptado, fotografía y actor (Paul Newman).

De repente, el último verano (1959), la adaptación de la obra de Tennessee Williams que realizó Joseph L. Mankiewicz y en la que de nuevo fue candidata al Oscar a mejor actriz principal junto a su compañera de reparto, Katharine Hepburn.

Una mujer marcada (Butterfield) (1960), de Daniel Mann, es la película que tras tres nominaciones consecutivas, le valió al fin el Oscar a la mejor actriz en 1961 interpretando a una prostituta. En esta cinta trabaja junto al que fue su cuarto marido, Eddie Fisher.

Cleopatra (1963), el clásico de Joseph L. Mankiewicz, le daría el papel por el que quizá será recordada. Durante el rodaje de la película, que obtuvo cuatro premios Oscar, conoció a su quinto marido, Richard Burton, con el que se casaría dos veces en apenas tres años y con el que a partir de este momento trabajaría en numerosas ocasiones, este mismo año lo hace en Hotel Internacional (1963), de Anthony Asquith.

Castillos en la arena (1965), de nuevo junto a su marido, Richard Burton, esta vez a las órdenes de Vincente Minnelli.

¿Quién teme a Virginia Woolf? (1966), de Mike Nichols. Su espléndida interpretación de Martha le proporcionaría su segundo Oscar de la Academia de Hollywood en la adaptación de la obra de Edward Albee en la que también participa Richard Burton.

La mujer indomable (1967), de Franco Zeffirelli, película de época que protagoniza junto Richard Burton. El mismo año es dirigida por su marido, además de compartir reparto con él, en Doctor Faustus y en la adaptación de la novela de Graham Greene Los comediantes, de Peter Glenville. También en 1967 se estrena Reflejos en un ojo dorado, de John Huston, en la que coincide por vez primera con Marlon Brando en un reparto.

La mujer maldita, adaptación de la obra de Tennessee Williams, y Ceremonia secreta (1968) ambas dirigidas por Joseph Losey.

Ana de los mil días (1969), de Charles Jarrott, en la que interpreta un pequeño papel de cortesana.

El único juego de la ciudad (1970), de George Stevens, una comedia romántica que protagoniza junto a Warren Beatty.

Salvaje y peligrosa (1972). La película de Brian G. Hutton, le valió un premio Donatello a la mejor actriz extranjera y una nominación a los Globos de Oro. También en 1952 trabaja en Bajo el bosque lácteo, de Andrew Sinclair, junto a Richard Burton y Peter O'Toole y gana el Oso de Plata en el Festival de Berlín a la mejor actriz por Pacto con el diablo, de Peter Ustinov.

Miércoles de ceniza (1973), de Larry Peerce, por la que estuvo nominada al Globo de Oro a la mejor actriz dramática. El mismo año protagoniza junto a Laurence Harvey y Robert Lang, Una hora en la noche, adaptación de Brian G. Hutton de la obra de Lucille Fletcher.

Identikit (1974), de Giuseppe Patroni Griffi.

El pájaro azul (1976). La película de George Cukor pone sobre la mesa un trío de damas que completan Ava Gardner y Jane Fonda.

A Little Night Music (1977), adaptación musical de la obra de Ingmar Bergman a cargo de Harold Prince por la que Jonathan Tunick recibió el Oscar a la mejor banda sonora.

Muertes de invierno (1979), de William Richert y protagonizada por Jeff Bridges y John Huston, en la que interpreta un pequeño papel.

El espejo roto (1980), de Guy Hamilton, adaptación de la novela de Agatha Christie famosa por sus estelares cameos. Junto a Liz Taylor, se dejan ver Kim Novak, Rock Hudson o Tony Curtis, entre otros.

Il giovane Toscanini (1988), dos décadas después de La mujer indomable Liz Taylor se pone de nuevo a las órdenes del cineasta italiano Franco Zeffirelli.

The Flintstones: Los Picapiedra (1994), de Brian Levant, sería su última aparición en la gran pantalla.