Translate

jueves, 8 de agosto de 2013

Rafa Nadal, de héroe a villano anti-vip.


Investigan a Rafa Nadal por beneficiarse del régimen fiscal de Gipuzkoa
J. M. Alonso
San Sebastián

Actualizado jueves 02/02/2012

El maratoniano y épico partido de Rafa Nadal con Novak Djokovic en el reciente Open de Australia, con récord de duración en una final de Grand Slam, no va a ser nada comparado con el interminable partido que previsiblemente le aguarda ahora al tenista mallorquín con el fisco de Gipuzkoa como adversario.

El Gobierno de Bildu ha abierto una investigación al grupo de sociedades que el deportista español tuvo domiciliadas desde 2006 hasta finales del pasado año por si accedió a importantes ayudas fiscales falseando su domicilio en el territorio.

De este modo, Nadal pudo ahorrarse una elevada cantidad de dinero en concepto de impuestos de la que realmente le correspondería si tributase en Manacor, su isla natal, ya que apenas llegó a tributar en su conjunto el 0,02% de sus beneficios, según los datos fiscales.

La coalición abertzale, según ha podido confirmar este periódico, investiga el entramado societario de Nadal por si pudo acogerse a ventajosos beneficios al simular falsos domicilios fiscales en el territorio con el mero objetivo de aprovecharse del régimen de sociedades de promoción de empresas (SPE) diseñado por el anterior gobierno del PNV.

Este sistema, suprimido hace años en España pero aún vigente en Gipuzkoa, alentado por los nacionalistas para favorecer a las empresas, concede cuantiosos beneficios fiscales a sociedades nacidas para promover la creación de empresas mediante la participación temporal en su capital.

Sin embargo, esta fórmula que permite exenciones a los créditos participativos ha servido durante años de coladero a empresas que no han reinvertido sus beneficios en poner en marcha otras actividades productivas, finalidad prioritaria del modelo de SPE.

Por contra, las empresas, fundamentalmente inmobiliarias, se han aprovechado de deducciones y hasta exenciones del Impuesto de Sociedades contempladas en esta ventajosa normativa tributaria.

El tenista mallorquín consolidó su paraíso fiscal en Gipuzkoa, donde entre 2006 y 2009 declaró beneficios por valores superiores a 47 millones de euros a través de la firma Aspemir, con domicilio en San Sebastián.

Sin embargo, apenas pagó algo más de 11.000 euros en concepto de Impuesto de Sociedades, lo que supone un irrisorio 0,02% del total de los ingresos, según se recoge en el Registro Mercantil. Más en concreto, en los años 2006 y 2007 no pagó nada en concepto de este tributo pese a que sus beneficios superaron los 17 millones de euros (6,48 y 10,69 millones en cada ejercicio).

Además, en 2009, último ejercicio documentado, esta empresa controlada por el deportista apenas tributó 10.319 euros de los 19,8 millones de euros que reflejan sus ingresos.

La Hacienda de Gipuzkoa ya ha puesto esta situación en conocimiento de la Agencia Tributaria por si considera oportuno abrir también una investigación. Ante esta situación, el organismo gobernado por Bildu ha asegurado este jueves a través de un comunicado que "actuará con seriedad y firmeza velando por el cumplimiento de las obligaciones tributarias de todos los contribuyentes".

En todo caso, rehusa aportar más detalles por "responsabilidad y respeto a los contribuyentes".

Se da la circunstancia de que Nadal fue felicitado en su día por el colectivo de inspectores de Hacienda por ser un ejemplo para el resto de la elite del deporte en materia tributaria al no apostar por establecer su domicilio en un paraíso fiscal de otro país para no tener que rendir cuentas con el fisco español.

Comunicado del tenista

Por su parte, el tenista ha respondido a estas informaciones afirmando estar al corriente de sus obligaciones fiscales. "Desde el inicio de su carrera, Rafa siempre ha querido mantener su residencia en España y así ha sido, reafirmando con ello su compromiso como español tanto dentro como fuera de las pistas", ha aseverado su representante, Carlos Costa, a través de un comunicado en el que admite su implantación en Gipuzkoa, pero niega supuestos beneficios fiscales.

"Rafa desde el inicio de su carrera ha tenido residencia fiscal en Baleares como persona física. En cuanto a las empresas mencionadas, cuyo ámbito de actuación es también internacional, tras un período en el que su domicilio social estuvo en territorio vasco, trasladaron su domicilio a Baleares, no habiéndose beneficiado como consecuencia de este traslado de lo previsto por el régimen fiscal anterior", ha señalado.


Hacienda investiga a Rafael Nadal y le obliga a cambiar de domicilio fiscal

Sus sociedades tributaban en el País Vasco sin que tuvieran allí su actividad
José María Irujo Madrid 19 FEB 2012 - 00:30 CET206

El partido ha sido muy largo, ha durado más de dos años y se ha jugado en los despachos y sin espectadores, pero al final la victoria silenciosa ha sido de la Agencia Tributaria. Las sociedades del tenista Rafael Nadal, que entre 2005 y 2011 movieron 56 millones de euros, solicitaron el pasado 23 de diciembre el cambio de domicilio desde el País Vasco a Manacor (Baleares).

El entramado societario de Rafael Nadal ha disfrutado de domicilio fiscal en San Sebastián (Gipuzkoa) durante seis años beneficiándose de un régimen especial de esa comunidad sin que las actividades de sus sociedades ni su gestión se desarrollaran en esa ciudad, según una investigación de la Agencia Tributaria. El pasado mes de diciembre, inspectores de este organismo y el asesor fiscal del deportista llegaron a un acuerdo por el que Nadal pidió el cambio de domicilio y rellenó el formulario 036, el obligatorio para hacer efectivo el traslado.

El acuerdo implica la regularización del tenista en sus pagos a la Agencia Tributaria a la que sus sociedades no habían cotizado durante ese periodo y que ahora le ha obligado a pagar varios millones de euros, según fuentes de la inspección tributaria. Un portavoz del tenista declina dar la cifra y admite que las sociedades han trasladado su domicilio a Baleares “no habiéndose beneficiado como consecuencia de ese traslado de lo previsto por el régimen fiscal anterior”. Además, añade que el deportista y sus sociedades “se hallan al corriente de pago de todas las obligaciones tributarias”. Como persona física, Nadal siempre ha tenido su residencia fiscal en Baleares, su lugar de nacimiento.

La investigación sobre el domicilio fiscal de las sociedades de Nadal se enmarca en un programa de la Agencia Tributaria por el que lleva más de cinco años husmeando a centenares de sociedades radicadas en el País Vasco y Navarra que simulan desarrollar su gestión y actividades en esas comunidades para beneficiarse de una fiscalidad, que en ocasiones llega a ser casi inexistente. Las de Nadal tenían ese perfil, según aseguran fuentes cercanas a la investigación.

“La ley es muy clara: el domicilio social debe estar donde se desarrolle la actividad y la gestión. Rafael Nadal es un gran deportista, gana su dinero honradamente, pero a San Sebastián solo venía a comerse el chuletón. Le han asesorado mal porque sus sociedades nunca debieron estar aquí”, asevera una fuente de la Agencia Tributaria.

Las sociedades de Nadal se establecieron en Gipuzkoa en 2005 y 2006 supuestamente como sociedades de promoción empresarial (SPE), un instrumento utilizado durante el Gobierno del PNV en el impuesto sobre sociedades de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa. En el resto de España esta figura fue derogada. El artículo 60 de la ley establece que las SPE son sociedades dedicadas a actividades de carácter empresarial cuyos títulos no coticen en Bolsa. Se les exige un capital social mínimo de tres millones de euros y una permanencia de cinco años. La Hacienda Foral de Gipuzkoa decide a qué sociedad le corresponde esta catalogación.

Los impuestos de estas sociedades son mínimos, en ocasiones menores al 1%, lo que provocó la fuga de numerosas empresas hacia el País Vasco atraídas por lo que algunos califican como un territorio offshore o paraíso fiscal. En 2010 una comisión de investigación de las Juntas Generales recomendó su eliminación y ahora el Gobierno de Bildu las cuestiona. “No es una figura que guste al actual ejecutivo, estamos estudiando qué hacer con ella, pero no vamos a dar ningún detalle más”, responde un portavoz de la Hacienda guipuzcoana.

Se estima que en Gipuzkoa hay unas 100 sociedades que lograron este privilegio fiscal. Las de Nadal estaban en ese grupo, según aseguran varias fuentes. El tenista no ha facilitado detalle sobre sus sociedades, pero las tres (Debamina, SL, Goramendi Siglo XXI y Aspemir, SL) tienen un capital social casi idéntico al que exige la normativa vasca para ser catalogada como SPE. Su objeto social es el fomento, promoción y participación en empresas, casi calcado al de las privilegiadas sociedades de promoción empresarial.

Debamina, SL, es la cabeza del grupo. Su primer domicilio estuvo en el número 4 de la avenida de Barcelona en San Sebastián y el administrador único es Sebastián Nadal, el padre del tenista. El deportista es el titular del 99,35% del capital. Debamina, SL, ostenta el 100% de Aspemir, SL, una sociedad limitada unipersonal, solo tiene un socio, y esta controla Goramendi Siglo XXI.

Según las últimas cuentas declaradas al Registro Mercantil el activo total de Aspemir se eleva a 56 millones de euros y sus beneficios ascienden en ese año a 19.808.112 euros por los que pagó 10.319 euros de impuestos. Del análisis de sus cuentas se deduce que durante estos años y mediante métodos de compensación, las sociedades pagaron porcentajes muy bajos, inferiores al 1%. El impuesto de sociedades en la Hacienda estatal es del 30%. “Es un tema privado. No vamos a decir lo que ha pagado”, responde el portavoz de Nadal.

Durante su permanencia en el País Vasco las sociedades de Nadal acogieron en sus Consejos de Administración a José Antonio Lopetegui Agote, promotor gipuzkoano y hermano del exportero del Barcelona y de la selección española Julen Lopetegui, y a Miriam Lopetegui. Los Lopetegui mantienen una estrecha amistad con los Nadal.

El caso de Nadal es similar al del productor José Luis Moreno. Los inspectores de la Agencia Tributaria comprobaron en 2008 que Miramón Mendi, SA, su principal empresa y la primera productora de televisión en España, no desarrollaba en el País Vasco ninguna de sus actividades. La investigación duró dos años y se inició con una visita al número 18 del paseo de Andoain, en San Sebastián, que figuraba como domicilio social donde llevaba 13 años. Moreno atendió al requerimiento, regularizó sus pagos y trasladó a Madrid el domicilio social de sus sociedades. Ahora, le ha tocado a Nadal.

La opacidad de las SPE

Las Sociedades de Promoción de Empresas (SPE) estuvieron en el punto de mira al estallar el fraude de la empresa Glass Costa Este Salou, firma catalana de la que era socio el exdirector de Hacienda y exsenador del PNV Víctor Bravo. Mediante este instrumento la sociedad estableció su domilicio fiscal en San Sebastián sin que sus actividades ni su gestión estuvieran en esa comunidad. Una comisión de investigación de las Juntas Generales pidió por unanimidad en 2010 la desaparición de las SPE y elaboró un informe en el que se concluye que este régimen especial carece de transparencia, facilita el endeudamiento y abre la puerta a la participación de paraísos fiscales. Alava y Vizcaya, controladas por el PNV, impieron entonces su desaparición.

Gorka Maneiro, de 36 años, parlamentario de UPyD y asesor fiscal, asegura que ha habido “manga ancha” en la concesión de este instrumento y afirma que es “un saco por el que se le ha ido mucho dinero al Estado, un engaño al conjunto de los ciudadanos. Las SPE no pagan practicamente impuestos y tampoco cumplen con el objeto de estimular la creación de empresas. Hay que suprimir este régimen especial”.

El lehendakari, Patxi López, se muestra partidario de revisar las bonificaciones en la normativa tributaria de las Diputaciones y alcanzar “una presión fiscal justa”. En 2010 los incentivos concedidos a 115 sociedades acogidas a esta figura costaron 600 millones a la Hacienda de Guipúzcoa.



Messi y otros deportistas con problemas con Hacienda

DANIEL MATEO 13.06.2013 - 10:41h

Leo Messi y su padre han sido acusados de haber defraudado presuntamente más de cuatro millones de euros a la Agencia Tributaria de 2006 a 2009.

La Fiscalía de Barcelona ha interpuesto una querella, que ahora debe ser admitida a trámite por el juzgado correspondiente, acusando a Messi y a su progenitor de tres delitos contra la Hacienda Pública, regulados en el artículo 305 del Código Penal.

La ley contempla una pena de prisión de dos a seis años y una multa del doble al séxtuplo de la cuota defraudada cuando la cuantía de dicha defraudación exceda de seiscientos mil euros, circunstancia que supuestamente concurriría en el caso del astro argentino.

Problemas para el argentino, que no es el único 'grande' envuelto en líos. El delantero del Barça no es más que el último de una larga lista de deportistas ilustres que han tenido problemas con el fisco.

Rafa Nadal. La Diputación de Guipúzcoa abrió en 2012 una investigación contra el entramado empresarial creado por el tenista para gestionar sus ingresos. Entramado radicado en este territorio, según las sospechas de la Inspección de la Hacienda Foral (que ya habría contactado con la Agencia Tributaria), para pagar una notable menor cantidad de la que le correspondería si tributase en Manacor, su isla natal. Rafa Nadal tuvo que salir al paso de esa información: "Yo, Rafael Nadal, siempre he tenido mi domicilio fiscal en Mallorca. Las sociedades han estado varios años en Guipuzcoa y los beneficios no han sido tales. Mis mayores ingresos vienen de fuera de España. Estas sociedades, en el tiempo que han estado allí, han pagado más de 20 millones de euros. Son muchos millones los que he pagado que es lo que tenía que hacer y lo he hecho. Es lo que me toca como ciudadano y lo he hecho. Me duele profundamente toda la situación que está pasando porque tengo muchos familiares y amigos que lo están sufriendo también".

Yo, Rafael Nadal, siempre he tenido mi domicilio fiscal en Mallorca

Samuel Etoo. El Servicio Especial de Delitos Económicos de la Fiscalía de Barcelona acusó a Eto'o de haber defraudado entre 2006 y 2009 3.464.122 euros correspondientes a los ingresos que obtuvo del club azulgrana y de la marca deportiva Puma durante esos cuatro ejercicios por ceder sus derechos de imagen. El futbolista camerunés lo atribuyó a una acción de su agente.

Arantxa Sánchez Vicario. En febrero de 2001, el Tribunal Económico Administrativo Central dictaminó que Arantxa Sánchez Vicario debía pagar 3.487.216'50 euros en concepto de cuotas por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), correspondientes a los ejercicios de 1989 a 1993, confirmando así la decisión dictada en su día por el Tribunal Económico Administrativo Regional de Cataluña. La extenista recurrió ante la Audiencia Nacional, alegando que su residencia estaba en Andorra y no en España. En julio de 2003, la Audiencia Nacional rechazó el recurso de Arantxa, que volvió a recurrir ante el Tribunal Supremo, el cual también desestimó los argumentos de la deportista al considerar que su residencia durante los años mencionados estaba en España, con lo que la extenista tuvo que pagar dicha cantidad.

Boris Becker. El extenista fue acusado de evasión de impuestos en 2002 de más de cinco millones de marcos. El extenista admitió que vivió en Alemania desde 1991 hasta 1993, a la vez que tenía residencia en el paraíso fiscal de Montecarlo. Becker fue multado por 500.000 dólares (unos 375.000 euros) y se le ordenó pagar todos los gastos del proceso.

Diego Armando Maradona. El exfutbolista argentino ganó en febrero de este año su batalla con el fisco italiano, que le reclamaba unos 40 millones de euros por unos supuestos impuestos no pagados en la época en la que era jugador del Nápoles, según informó su abogado. El letrado del Pibe de Oro, Angelo Pisani, explicó que la Comisión Tributaria Central italiana ha confirmado la nulidad de las investigaciones fiscales realizadas a finales de la década de los ochenta sobre el Nápoles y sus jugadores extranjeros.

Rossi tuvo que pagar en 2008 al Fisco italiano 43 millones de euros

Valentino Rossi. El motorista fue denunciado ante la Fiscalía de la ciudad italiana de Pesaro por dos hipótesis de delito: omisión de declaración de ingresos y declaración inexacta. La Agencia Tributaria italiana reclamó al campeón de motociclismo un total de 112 millones de euros, incluida una multa y los intereses, por no haber declarado ingresos por 60 millonesde euros en el periodo 2000-2004. Finalmente, el ahora corredor de Yamaha tuvo que pagar en 2008 al Fisco italiano 43 millones de euros.

Flavio Briatore. El exdirector deportivo de Renault, fue investigado bajo la acusación de fraude fiscal y la policía fiscal italiana confiscó su yate Force blue. Según informaron los medios de comunicación italianos, el fiscal de Génova, Walter Cotugno, pidió la confiscación del lujoso barco, mientras se encontraba en aguas de La Spezia (noroeste de Italia), en relación con un supuesto delito de evasión del IVA. Briatore no habría pagado 4 millones de euros en concepto de IVA, ni otros 550.000 euros relativos al impuesto especial sobre la gasolina.

Luis Figo. El Tribunal Supremo desestimó en 2012 el recurso de casación presentado por el exjugador del FC Barcelona y el Real Madrid contra la sentencia de la Audiencia Nacional que le reclamaba 2,4 millones de euros del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas de los años 1997, 1998 y 1999. La Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo confirmó las reclamaciones hechas a Figo referidas al IRPF correspondientes a los ejercicios 1997, 1998 y 1999, con cuantía de 662.300,17, 960.057,69 y 834.260,10 euros, respectivamente.