Translate

miércoles, 19 de abril de 2017

En la XV Bienal de Fotografía de Córdoba expones Ausín Sáinz


Ausín Sáinz expone en la XV Bienal de Fotografía de Córdoba, dentro de  la Sección Paralela. Estás formada por siete proyectos distintos, elegidos entre  las 113 propuestas presentadas.
Obras agónicas y otras patologías. Memento mori.
Fundación Antonio Gala
De 23 de marzo a 12 de mayo.
L a V de 12:00 a 14:00 y de 18:00 a 20:00 h. Sábados de 12:00 a 14:00 h. Cerrada domingos y festivos y del 8 al 16 de abril.



Ausín Sáinz 

Obras agónicas y otras patologías. 

Memento Mori.

Fundación Antonio Gala
De 23 de marzo a 12 de mayo.
L a V de 12:00 a 14:00 y de 18:00 a 20:00 h. Sábados de 12:00 a 14:00 h. Cerrada domingos y festivos y del 8 al 16 de abril.



Obras agónicas y otras patologías. Memento Mori.
Artista multidisciplinar, provocador y removedor de conciencias, Ausín Sáinz (Burgos, 1969) crea instalaciones integrales mezclando diferentes técnicas plásticas con una gran carga reflexiva y crítica.
El realismo del medio fotográfico le permite fantasear, dentro de barroquismo, con el ser humano y sus tormentos. A base de numerosas fotografías, realizadas con una cámara digital, realiza composiciones complejas. Monta las imágenes por el sistema de collage. En todo momento se somete a la realidad, para ello remata la composición ajustando luces, colores e incorporando pintura.
Los fotomontajes de esta muestra desarrollan, dentro de un ambiente retro, una preocupación común al género huma desde sus orígenes; la vida tras la vida, bien por el recuerdo del ser fallecido, bien por la generación de la propia vida. Clasifica las obras en: vanidad, orgullo, caducidad e infinitud.
Estas obras nos retrotraen en el tiempo. Las recreaciones más antiguas, vanidad y orgullo, están inspiradas en la edad de Oro española. En esta época, si bien florecen las artes, la sociedad padece una importante crisis demográfica, social, institucional, económica y de valores. En la España actual también estamos sufriendo efectos similares. Los personajes son atemporales en el apartado de la caducidad. En la infinitud se centra en el siglo XIX, con la primera Revolución Industrial. Reinterpreta el deseo del hombre de crear la vida a partir de los conocimientos científicos y mecánicos del momento.
Realiza una recreación totalmente libre, generando anacronismos intencionados, como la reproducción de las ropas o la inclusión de las conexiones, aludiendo al alto grado de dependencia de los dispositivos electrónicos en la actualidad. Las carnes desgajadas, destacan en estos personajes cargados de dignidad.
Formado en la Facultad Bellas Artes de Salamanca donde realizó las especialidades de Pintura, Escultura, Diseño Gráfico y Comunicación Audiovisual, Ausín Sáinz ha recorrido un largo camino desde sus inicios hasta sus últimas videocreaciones e instalaciones urbanas. Su obra, de estética figurativa y barroca, inquietante y nada complaciente, ha podido contemplarse en numerosos espacios tanto de España como de países como Italia, Canadá, Finlandia o Brasil.